BUENA MESA

La Hacienda de los Morales hace felices a sus clientes desde hace 50 años.

Ser suaves por dentro y crujientes por fuera es el gran encanto de los empanizados.

De la misma forma que los panes son bienvenidos a la mesa, también lo son en los libros.

La idea era reunir a los mejores chefs y mostrarles la comida yucateca.

La riqueza frijolera nacional está en riesgo de extinguirse.