CULTURA

Otro museo sin techos bajo el mar

Cancún, Q. Roo.- A 12 metros de profundidad el Museo Atlántico de escultura subacuática se inauguró ayer al sur de la isla de Lanzarote en la Bahía de Las Coloradas tras tres años de intensos trabajos.  

De nueva cuenta, el ecoescultor británico Jason deCaires Taylor cristalizó un proyecto artístico más al recorrer varias de las instalaciones escultóricas de un museo a mar abierto, sin paredes y sin obras inmutables porque, con el paso del tiempo, sus esculturas repartidas a lo largo de una superficie de 2.500 metros se convertirán en hogar de la vida marina, tal y como reporta el diario británico The Guardian.  

Las primeras obras fueron instaladas en febrero del año pasado y ahora se inauguraron 12 “salas”más con 300 figuras humanas de tamaño natural. La primera de ellas se llama “Portal” y cuenta con un espejo que refleja, de forma inversa, el oleaje del mar. Debajo de ese espejo hay varias oquedades que se convertirán en el hogar de pulpos, erizos y otras especies marinas.  

“Cruzando al Rubicón”pesa en total 100 toneladas al contar con 35 figuras que caminan hacia una pared de 30 metros de largo.  

"Con este monumento al absurdo, muestro una barrera disfuncional en medio de un vasto espacio fluido, tridimensional, que puede ser evitado en cualquier dirección", explica deCaires Taylor. “Con esta pieza pretende marcar 2017 como un momento crucial, una línea en la arena, para recordar que los océanos y el clima de nuestro mundo están cambiando y tenemos que tomar medidas urgentes antes de que sea demasiado tarde".  

Como otras obras suyas, “La pira inmortal” posee rasgos poéticos y guiños mitológicos al representar el fin de la vida con una pira funeraria que arderá eternamente bajo el mar y donde un pescador local se convirtió en el modelo de una escultura que tiene varias oquedades que abrigarán a diferentes especies de la vida marina.

Tiburones ángel, barracudas y sardinas, traviesos pulpos ya merodean por aquí y el conjunto llamado “El giro humano” es un círculo con más de 200 obras figurativas de tamaño natural con modelos de todas las edades y de todos los ámbitos de la vida. En suma, la vida y la muerte, lo humano y lo animal se funden en este museo singular.

Del Caribe, donde deCaires Taylor realizó el Museo Subacuático de Cancún, con más de 500 esculturas de tamaño natural hace seis años, ahora sus esculturas sumergidas en las Bahamas y Granada, el Támesis en Vauxhall, Londres, y el río Stour en Canterbury, Kent, tienen otras obras pares en la isla donde vivió por largos años el Premio Nobel portugués José Saramago.

 


Twitter

Facebook