NEGOCIOS

Alertan especialistas que este compromiso crecerá poco a poco en 5 o 6 años

 

El pago de pensiones para trabajadores que cotizaron al antiguo sistema de reparto absorberá una quinta parte del gasto programable total en 2018.

 

Según el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, las pensiones y jubilaciones representarán el próximo año, 21.3 por ciento del gasto programable, ya que este compromiso equivale a recursos por 793 mil 700 millones de pesos Este monto es 5.2 por ciento superior en términos reales al monto aprobado para 2017 y representa 94.9 por ciento de los ingresos petroleros en 2018 (835 mil 575 millones de pesos).

 

Sin embargo, es uno de los gastos ineludibles que tienen que enfrentar cada año las finanzas públicas, porque el Gobierno tiene que cubrir las pensiones de todos aquellos que se jubilaron bajo esquemas de reparto que se volvieron insostenibles con lo años.

 

El 75 por ciento de ese gasto es para cubrir pensiones del IMSS y del ISSSTE con 593 mil 85 millones de pesos proyectados para 2018, monto 4.8 por ciento más que el aprobado para este año.

 

El resto corresponde a pensiones de Pemex, CFE y otras del Gobierno federal como las que corresponden a los jubilados de la banca de desarrollo.

 

Raúl Feliz, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) comentó que el gasto en pensiones representará 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y crecerá al doble del gasto total, el cual aumentará 2 por ciento.

 

“Va a ir creciendo moderadamente durante los próximos cinco o seis años”, dijo. “Pero no es un asunto que se pueda evitar, es parte de un compromiso que se tiene en las finanzas públicas y que va a existir todavía durante un tiempo.

 

Inercialmente va a seguir creciendo”, comentó. Además, Feliz advirtió que este problema no está resuelto con el sistema de cuentas individuales de pensión, ya que la contribución es insuficiente para tener retiros aceptables.

 

“Aparentemente cuando lleguen las nuevas generaciones ya no habrá un pasivo para el sector público, pero no es cierto, lo habrá”, mencionó. Por su parte, Raymundo Tenorio Aguilar, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe, señaló que el gasto en pensiones es irrenunciable porque si dejara de realizarse se violarían los derechos de millones de trabajadores. “No es una gentileza de parte del Gobierno realizar este gasto.

 

Sin embargo, por muchos años, el Gobierno llenó sus bolsas con las aportaciones de patrones y trabajadores”, comentó.

 

El académico mencionó que parte de esos recursos se gastaron en corrupción y en ampliar la burocracia. Tenorio criticó las promesas de la actual administración de realizar inversiones grandes en infraestructura, cuando los recursos públicos están comprometidos para el pago de pensiones.

Escrito por Jessika Becerra / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook