VIDA

‘Roba’ infección piel a diabéticos

Es importante que los pacientes diabéticos informen al dentista que tiene la enfermedad.

 

CIUDAD DE MÉXICO 1-Jul .- Una simple caries en un diabético descontrolado puede provocar una megainfección que llegue al cuello, provoque pérdida de piel e incluso ponga en riesgo la vida del paciente. 

 


Las llamadas infecciones cervicofaciales no son casos aislados. El Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS recibe hasta cuatro pacientes por semana con esta condición. 

 


Jovita Romero Flores, jefa de Cirugía Maxilofacial del Hospital de Especialidades del Centro Médico, explica que el 95 por ciento de estas infecciones ocurre en diabéticos descontrolados y generalmente derivan de un foco de infección bucal.

 


"Ocurre en pacientes que están completamente descompensados, que no se toman su medicamento (...) Algunos llegan con niveles de glucosa de hasta 300 o 400", añade. 

 


Detalla que la descompensación provoca que la infección se acelere, invada la cara y baje al cuello, hay fiebre, hinchazón en la cara y cuello. La infección cervicofacial puede comprometer las vías respiratorias. 

 


"Se forma pus y, como si fuera lava de un volcán, busca espacio por dónde correr. Si la pus se baja al  cuello, después hay pérdida de piel. Estas infecciones son muy comunes porque tristemente nuestra población tiene alta incidencia de diabetes", apunta la especialista.

 


Para prevenir las infecciones cervicofaciales, el paciente diabético debe controlar los niveles de glucosa en sangre y debe ser extremadamente cuidadoso con su higiene bucal y lavar su boca después de cada comida, enfatiza Romero Flores.

 


Es importante que los pacientes diabéticos informen al dentista que tiene la enfermedad y le detallen su historia clínica como la fecha en que fueron diagnosticados, los medicamentos que toman y la evolución del padecimiento.

 


 Antes de un procedimiento quirúrgico dental, el dentista deberá solicitarle al paciente estudios de laboratorio para asegurarse que está controlado y una radiografía dental.

 


El dentista deberá premedicar al paciente al menos un día antes de la cirugía para reducir la posibilidad de una infección. 

 


La experta del IMSS subraya que el día del procedimiento quirúrgico, el paciente debe tomar los medicamentos con los que trata la diabetes y desayunar.

 


"Es súper común que el paciente piensa que tiene que suspender la insulina, pero eso no tiene nada que ver", afirma.

 


Tras la cirugía, el paciente deberá hacer enjuagues bucales después de cada comida con el antiséptico que le recomiende el dentista.
Cuatro día después del procedimiento quirúrgico, el dentista deberá valorar su evolución, verificar que no hay sangrado y descartar cualquier foco de infección. 

 


El paciente se da de alta cuando la herida cicatrice, proceso que tarda hasta 14 días aproximadamente. 

Escrito por Evlyn Cervantes / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook