LOCAL

Los agentes del Ministerio Público y autoridades de la SEIDO dejaron de atender a las personas afectadas por el aseguramiento al inmueble de First National Security.

 

CANCÚN, Q. ROO.- La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) se llevó un número indeterminado de cajas de seguridad que se encontraban dentro del edificio de First National Security (FNS), denunciaron afectados que estaban en el lugar.

 

Con pedacería de cartón, elementos de la Marina cubrieron la reja de la entrada del inmueble, a fin de que los presentes no pudiesen ver ni grabar las acciones que realizaron; posteriormente, del lugar partió un camión militar cargado presumiblemente con las cajas, señalaron los testigos.

 

Los inconformes expresaron que la SEIDO nunca les informó nada sobre ese movimiento, por lo que presumen que las cajas de seguridad trasladadas corresponde a aquellas que están bajo sospecha o investigación de la Procuraduría General de la República (PGR). Dijeron desconocer el destino que tendrán esas cajas, las cuales presuntamente no han sido reclamadas por nadie.

 

En comunicados anteriores, las PGR reveló que en algunas cajas hallaron “millones de recursos en efectivo, tarjetas para clonación, listado de propiedades del crimen organizado e incluso armas de fuego”.

 

David Uribe, propietario afectado por el aseguramiento a cargo de la SEIDO, explicó que lo único que les dijeron los ministerios públicos es que en el edificio de la FNS sólo se quedarían las cajas que tenían amparo, así como aquellas que ya fueron reclamadas.

 

Después de que se retiró el camión militar, las autoridades suspendieron las entrevistas con los reclamantes, que desde hace dos meses exigen la devolución de sus bienes incautados por la Subprocuraduría.

 

Uribe, también vocero de los afectados por el aseguramiento de las más de mil 500 cajas de valores, declaró que desde que retiraron el campamento de la avenida Cobá disminuyó el número de personas atendidas por los Ministerios Públicos asignados a este caso.

 

Añadió que elementos de la SEIDO adoptaron una actitud hostil hacia las personas que ya contaban con sus valores, pero que aun así mantenían guardia en la entrada donde se realizaban las entrevistas.

 

Durante la tarde de ayer, los afectados que ya no fueron atendidos después del traslado de cajas por parte de la SEIDO y Marina, se mostraron desconcertados y angustiados por no saber qué pasará ahora con sus bienes.

 

El pasado 3 de diciembre, ante la presión de ciudadanos y autoridades por el caos vial que representaba el plantón en la avenida Cobá y el mal aspecto de las tiendas de campaña en el jardín José Martí, los inconformes retiraron su protesta.

 

Escrito por Jorge Ramírez

Reportero de Luces del Siglo


Twitter

Facebook