BUENA MESA

"El mexicano tiene muy buen gusto y sabíamos que el vino no sería la excepción."

 

VALLE DE GUADALUPE, BC 17-Ago .- El sol baña los viñedos. Con gafas de sol y sombrero, cientos de enófilos se dan cita en una de las bodegas más prestigiadas de México, Monte Xanic. Es tiempo de vendimia.

 


Cada primer fin de semana de agosto, la tercera bodega con mayor valor en la industria vinícola mexicana celebra su cosecha, pero ésta ocasión es doblemente especial: se cumplen tres décadas de historia.

 


"Hace 30 años, esto era sólo un proyecto en papel y en la voluntad de cinco mexicanos convencidos de que podíamos cambiar la historia y modificar una industria", comenta Hans Backhoff, director técnico, enólogo y socio fundador de Monte Xanic.

 


Junto a Backhoff, Manuel Castro, Tomás Fernández, Eric Hagsater y Ricardo Hojel, amigos y amantes del vino, fundaron, en 1987, Monte Xanic, en las entrañas del Valle de Guadalupe.

 


Desde el inicio, fue un proyecto ambicioso con una franca apuesta por la calidad: tan solo para la adquisición de barricas, la bodega destina una inversión anual de medio millón de dólares.  

 


"Pensar en mi padre y en lo que inició con sus amigos es muy emotivo. Hemos creado una cultura dedicada a la calidad del vino, somos líderes en el País. Hace 30 años no habían viñedos de alto volumen y hoy hay 300 marcas en México", expresa Ricardo Hojel hijo.

 


"El mexicano tiene muy buen gusto y sabíamos que el vino no sería la excepción. Entramos en restaurantes con catas a ciegas y empezamos a ser reconocidos más rápido de lo que yo esperaba", agrega Backhoff.

 


La celebración inicia con el tradicional Concierto Crepúsculo. Dirigidas por Felipe Pérez Santiago y acompañadas por el cuarteto Acrusax, las voces de Leonardo Lozanne (Fobia), Denisse Gutiérrez (Helloseahorse), Paco Familiar (DLD), Daniel Gutiérrez (La Gusana Ciega), Dr. Shenka (Panteón Rococó) y Jenny & The Mexicats entonan sones, boleros y danzones.

 


Al día siguiente, tras un brunch campirano, se realiza la típica pisa de uvas y el recorrido por los viñedos y la bodega. La jornada finaliza en la cava, con una cena de gala orquestada por los chefs David Salgado, Diego Hernández y Benito Molina & Solange, dignos representantes de la gastronomía de Baja.

 


"Éste es el proyecto de mi vida. Me siento sumamente halagado de que nuestras autoridades, la gente, los hoteleros no creían en el vino mexicano y eso ha cambiado. Hoy, al Valle de Guadalupe se le reconoce nacional e internacionalmente", presume Hans Backhoff.

 

 

Nuevos proyectos


Para conmemorar sus 30 años, Monte Xanic presentó Nebbiolo Edición Limitada 2016. México es el segundo productor de esta uva en el mundo, sólo superado por Italia. Es una cepa que brota rápidamente, pero tarda en madurar; demanda paciencia, pero ofrece recompensa.

 


"Es una uva que se ha hecho mexicana; nació, creció y adoptó la esencia de nuestros terruños. Los vinos de Monte Xanic están llenos de tiempo y certeza en la creatividad, el esfuerzo y el cariño. Este vino les dice gracias por creer en nosotros", comenta Hans Backhoff Guerrero, director general.

 


Otra etiqueta conmemorativa es Calixa Blend, ensamble que presume la expresión de la Tempranillo.

 


"La Tempranillo es una de las variedades que mejor se adapta a nuestro terruño y tenemos que explotarla más, tiene un potencial enorme", agrega Backhoff Guerrero.

 


La bodega pretende cambiar los indicadores de que el 70 por ciento del consumo en México es de vinos importados, para ello incrementará sus plantaciones 25 hectáreas por año.

 


El agua es un grave problema en Baja. Con miras al futuro, la bodega ha invertido en un reservorio en Ojos Negros.

 


"El año pasado, las temperaturas altas destruyeron casi todas las uvas blancas. Al clima no vas a ganarle y es un reto lo que viene, sobre todo el agua, pero hemos estado haciendo nuestra tarea e invirtiendo en una viticultura más certera del futuro", comenta Backhoff.

 


Para ello, cada vid se poda para dar un número limitado de racimos y una uva de más calidad. Con ayuda de una estación climatológica se mide la humedad y se provoca un estrés hídrico que aumenta la concentración de polifenoles en los frutos.

 


"Sabemos qué necesidades tiene cada planta en cada momento. Podemos medir su estrés y darle la dosis de agua necesaria; decidir podas más tempranas o tardías... se le acondiciona conforme al clima", explica Cristina Pino, enóloga de la bodega.

 

 

Detrás de su historia

 

  • El vocablo Xanic significa flor que brota después de la primera lluvia y proviene de los indios cora, quienes habitan en las costas nayaritas.
  • La primera cosecha salió al mercado en 1989 con 6 mil 200 cajas de Chenin Colombard.
  • Monte Xanic fue pionera en realizar cosecha nocturna en México y en usar barricas francesas nuevas.
  • Producen 60 mil cajas anuales y tienen cuatro líneas: Gran Ricardo, Ediciones Limitadas, Monte Xanic y Calixa. 
  • Gran Ricardo ha recopilado más de 30 medallas en concursos internacionales.
     

Escrito por Sofía M. Yañez / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook