CULTURA

La hija del artista Alfredo Zalce, Beatriz Zalce (der.), estuvo acompañada por Alberto Híjar (izq.), Humberto Mussachio (centro) en la conferencia de prensa.

 

 

CIUDAD DE MÉXICO.-Beatriz Zalce, la única hija que le sobrevive a Alfredo Zalce, denunció en rueda de prensa que la casa de su padre, destacado miembro de la Escuela Mexicana de Pintura, no ha cumplido su vocación.

 

 

En diciembre, la Secretaría de Cultura de Michoacán mudó al inmueble, ubicado en Morelia, parte de sus oficinas, cuando el compromiso era crear ahí un centro cultural.

 

 

“Es una casa donde se fue colando la oscuridad”, acusó Beatriz Zalce. “¿Qué queremos ahí? Un lugar de creación, un lugar de enseñanzas”, exigió.

 

 

Ella ya no tiene injerencia sobre la propiedad, pues la casa de su padre, nacido en Pátzcuaro en 1908, se terminó rematando después de su muerte, sucedida en 2003, tras un pleito sucesorio.

 

 

Fue finalmente adquirida por un particular que, en 2008, la vendió al Gobierno del Estado. Desde entonces, señala la hija, ha estado desocupada por periodos, o usada como bodega, hasta ahora, que se destinó para oficinas.

 

 

Escrito por Lourdes Zambrano/ Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook