NEGOCIOS

El Informe de Sustentabilidad 2016 de la petrolera, señala que las hectáreas afectadas por hidrocarburos crecieron 10 por ciento respecto a 2015, al pasar de mil 161.9 a mil 284 hectáreas.

 

Un incremento en las tomas clandestinas el año pasado, no sólo afecta las finanzas de Pemex, también agrava el daño ecológico que generan.

 

El Informe de Sustentabilidad 2016 de la petrolera, señala que las hectáreas afectadas por hidrocarburos crecieron 10 por ciento respecto a 2015, al pasar de mil 161.9 a mil 284 hectáreas.

 

“El inventario de sitios afectados se ha incrementado, principalmente, por el aumento de tomas clandestinas y los impactos negativos que éstas generan en el medio ambiente”, señala el documento.

 

En 2016 se incorporaron al inventario de sitios contaminados 197 hectáreas, de las cuales, 108 son de Pemex Exploración y Producción y 89 en Pemex Logística.

 

“Por otro lado, se remediaron 30 hectáreas y se realizaron ajustes en 45 hectáreas de PEP”, detalla el documento. En el Informe reconoce que el inventario de sitios afectados es uno de sus retos.

 

Aunque no especifica si se debieron al robo de combustible, en 2016 también subió el volumen de derrames a raíz de fugas, con 8 mil 120 barriles con 192 eventos.

 

En 2015 sumaron mil 164 barriles con 209. Respecto a las tomas clandestinas Pemex sostuvo que sigue trabajando con autoridades locales y federales para abatir el delito, por el cual pierde 20 mil millones de pesos al año.

 

Las tomas clandestinas han crecido en los últimos siete años. En 2010 sumaron 691; en 2016 fueron 6 mil 873 y de enero a septiembre de 2017 van 7 mil 669.

 

Escrito por Norma Zúñiga / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook