VIDA

En México hasta el 2 por ciento de la población presenta una arritmia letal que puede llevar a fallecimientos repentinos.

 

Martina tenía 7 años de edad cuando f alleció repentinamente en una fiesta en 2015. Pese a que desde los 5 años sufría desmayos cuando se ejercitaba o emocionaba, ninguno de los médicos que la atendió pudo diagnosticarla y falleció sin que sus padres conocieran la causa.

 

“Le hicieron electros, muchos estudios. Vimos cardiólogos, neurólogos, pediatras, y no hubo quien la diagnosticara correctamente”, recordó Gabriela Castell-Blanch, madre de la niña. Cinco meses después, al buscar información relacionada con los síntomas de Martina, Mauricio Aupart, padre de la menor, encontró en la fundación estadounidense SDAS una posible causa: muerte súbita.

 

“Conseguimos sangre del cordón umbilical de Martina que habíamos guardado desde que nació, y con eso se hicieron las pruebas genéticas y salió positiva la mutación en el gen que provoca eso”, compartió en entrevista.

 

La falta de información sobre muerte súbita en el País es un problema, consideraron, ya que sólo cobró notoriedad cuando futbolistas famosos murieron de repente en una cancha.

 

“Pero esto le puede pasar a cualquier persona que tenga entre 0 y 45 años”, asegura Mauricio. Por esta razón, crearon en 2016 la fundación Un Latido Más por Martina, a través de la cual buscan concientizar sobre este mal. Tras recibir capacitación e integrar un directorio médico que incluyera a genetistas y cardiólogos, los papás de Martina lograron que su fundación representara en México a SDAS, organización que promueve la prevención de la muerte súbita desde hace 20 años.

El cardiólogo José Alfredo Merino, director del Centro Médico 20 de Noviembre del ISSSTE, explicó que la muerte súbita es causada por problemas genéticos, como un corazón más grueso de lo normal que bloquea el bombeo de sangre, o distintas cardiopatías congénitas. 

 

Reconoció que en el País falta cultura de medicina preventiva que permita diagnosticar de manera oportuna las causas que provocan una muerte súbita. Ahora, los padres de Martina difunden información sobre los síntomas de la enfermedad, cómo detectarla y tratarla a tiempo.

 

También buscan acercar pruebas genéticas a quienes presenten síntomas, capacitar a médicos y crear lugares cardioseguros, es decir, que en escuelas y otros sitios públicos haya disponibles desfibriladores, una especie de marcapasos que logra reanimar a una persona que sufre un paro cardiaco repentino.

En un instante

La mutación de un gen es causante de la muerte súbita.

SÍNTOMAS

  • Desmayos frecuentes al hacer ejercicio, emocionarse o sobresaltarse
  • Mareos
  • Fatiga extrema
  • Alguna falla de respiración extrema al hacer actividad física sin que sea intensa
  • Dolor o presión en el pecho
  • Antecedentes de un familiar que murió sin explicación aparente antes de los 50 años

DIFÍCIL DIAGNÓSTICO

  • Algunas arritmias no se notan en un electrocardiograma
  • A veces se necesita realizar una prueba genética
  • La fundación tiene un convenio con el Instituto Nacional de Medicina Genómica para hacer estos estudios
  • Una persona con este problema puede controlarse con medicamentos o con el implante de un desfibrilador

¿CÓMO FUNCIONA UN DESFIBRILADOR?

  • Hay externos e implantados
  • Es como un marcapasos
  • Cuando detecta que el corazón late anormal o deja de latir, libera una descarga eléctrica para reanimarlo
  • Alguien con paro cardiaco repentino se puede salvar con este aparato y resucitación cardiopulmonar.

Escrito por Dulce Soto / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook