VIDA

Las gomichelas y las aguas locas parecen inofensivas, tienen presentaciones y colores atractivos para los adolescentes y se venden en sitios de fácil acceso, como tianguis.

 

El riesgo es que quien consume estas bebidas ingiere un coctel de alcohol –posiblemente adulterado– o cerveza, además de azúcar, sal y colorante.

 

Edna Nava, presidenta del Colegio Mexicano de Nutriólogos, advierte que el consumo de estas bebidas es muy riesgoso para adolescentes por el alcohol y exceso de calorías; en hipertensos y diabéticos, por el exceso de sal y azúcar, y en las personas susceptibles a las alergias, debido a que los colorantes son precursores de éstas.

La especialista precisa,

“Hay colorantes que debemos evitar. Unos suben los niveles de histamina y provocan reacciones alérgicas”

 

El problema, explica la experta, es que el consumo de estas bebidas no suele hacerse con moderación.

 

“Se toman de dos a tres de estas bebidas. El consumo de bebidas azucaradas es un gran problema porque deriva en sobrepeso, obesidad y después diabetes y males cardiacos”,

comenta.

 

Nava advierte que quienes consumen éste tipo de cocteles superan las recomendaciones diarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la ingesta de sal y azúcar.

 

En una dieta promedio, el consumo es de alrededor de 2 mil 500 kilocalorías y con 3 gomichelas de 640 ml. se cubre esta proporción, pero a eso se le tiene que sumar los alimentos que se toman en el día, advierte.

 

Alejandra Oropeza, nutrióloga del Hospital General de México, indica que uno de los principales problemas entre la población es el consumo de calorías líquidas, las cuales pasan inadvertidas, pues se cree que solamente los sólidos las aportan.

“Al ser líquido, las personas pueden beber gran cantidad. Los sólidos dan más saciedad por la fibra, por la masticación. Sólo en líquidos pueden estar bebiendo de 2 mil a 3 mil calorías.

 

“Son bebidas con alcohol y éste aporta calorías vacías que únicamente proporcionan azúcar. Además, el alcohol descalcifica. Son bebidas muy calóricas porque les añaden otros ingredientes con más azúcar. Afecta incluso a las personas sanas.

 

“No necesito tener un padecimiento para que implique riesgo a la salud. No recomiendo su consumo ni moderado ni leve porque no dan ningún beneficio a la salud”.

 

La nutrióloga dice que, además, les agregan alcohol de mala calidad e incluso adulterado. Pero los adolescentes ni siquiera deberían consumirlo. En adultos lo ideal es el consumo moderado de alcohol, en mujeres dos copas, y en hombres, tres.

 

En el ámbito legislativo

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal solicitó a la Secretaría de Desarrollo Económico un informe sobre los lugares donde se venden de manera clandestina micheladas y gomichelas a menores de edad, entre ellos tianguis, tiendas y vinaterías. Pero en el Edomex, la Legislatura eliminó la sanción penal a la venta de alcohol a menores para dejarla sólo como sanción administrativa.

Escrito por Natalia Vitela / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook