NEGOCIOS

Dice Merrill Lynch que las negociaciones podrían suspenderse en campañas políticas.

 

 

En la agenda para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) quedan tres meses y en ese lapso se tienen que resolver los temas más críticos y lograr una posición política común, según especialistas.

 

 

El acuerdo tiene un avance de entre 50 y 60 por ciento, con la mayor parte de los temas menos delicados ya resueltos, pero no se ha comunicado el avance como tal porque no se ha logrado un arreglo político entre México, EU y Canadá.

 

 

En este esquema, a los negociadores les queda la ronda de Canadá, donde después de dos rondas técnicas se encontrarán por fin los ministros de los respectivos países, y según el calendario pactado, las negociaciones tendrán que acabar en marzo, luego de la extensión que ocurrió en diciembre.

 

 

“Los negociadores técnicos pueden avanzar pero sin consenso político difícilmente se podrá avanzar en la presentación formal de un texto”, dijo una fuente cercana a las negociaciones.

 

 

El banco Merrill Lynch considera que existe un 70 por ciento de probabilidades de que las negociaciones del TLC se extiendan más allá de marzo e incluso estima que es probable que las conversaciones se detengan durante las campañas presidenciales en México, de marzo a julio, y que sean retomadas ya cuando exista un Presidente electo.

 

 

En tal escenario, los países no alcanzarían un acuerdo al final de la ronda que se celebraría entre febrero y marzo, pero los tres países siguen comprometidos a continuar negociando.

 

 

“Es probable que los tres países demoren mucho en negociar para permitir que México y EU celebren elecciones en el 2018. Asignamos un 70 por ciento de posibilidades de que este escenario ocurra en marzo del 2018”, según el documento.

 

 

Estima un 5 por ciento de probabilidades a que un acuerdo sea alcanzado para marzo, tal como aún prevén los negociadores, además que también formula como posibilidad del 25 por ciento que EU se retire por completo de las negociaciones.

 

 

El grupo de análisis Eurasia, en su monitor mensual para México, se muestra más optimista sobre la posibilidad de terminar de negociar el acuerdo al finalizar este trimestre, dando 55 por ciento de posibilidades, pero señala que si esto no ocurre, probablemente no haya conclusión hasta luego de julio.

 

 

“Si no hay un acuerdo terminado para marzo, es muy poco probable que haya progreso antes de que ocurra la elección en México. Lo más probable, en ese escenario, es que las negociaciones se suspendan y el riesgo de que Trump se retire del acuerdo se incrementa exponencialmente”, dice el reporte.

 

 

El Gobernador de Banco de México, Alejandro Díaz de León, dijo que si EU se retira del TLC habría un impacto en el peso y haría más compleja la lucha contra la inflación.

 

 

Escrito por Ulises Díaz / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook