ENTRE MUROS

Se describe a sí mismo como producto de la arquitectura moderna, de la que él destaca la sinceridad y honestidad de los acabados.

 

CIUDAD DE MÉXICO 2-Jul .- La oficina de Yuri Zagorin se define por la pesadez del concreto expuesto y la calidez de la madera, ambos materiales bañados por el sol que se cuela por amplios ventanales.

 


Este espacio, con vistas a distintos puntos de la Ciudad, comunica el lenguaje creativo del artífice, quien se describe a sí mismo como producto de la arquitectura moderna, de la que él destaca la sinceridad y honestidad de los acabados.

 


Zagorin es un arquitecto mexicano que en el 2000 fundó la oficina ZD+A, con la cual ha construido 30 proyectos y entregado más de mil unidades residenciales.

 


El artífice, quien también se ha desempeñado como profesor, hizo de su despacho un espacio interdisciplinario en el que coexisten las unidades de arquitectura, construcción, comercialización y desarrollo.

 

 

¿Cómo llegas a la arquitectura?
De una forma muy natural. En ese sentido, creo que fui muy afortunado, porque no me acuerdo de haber tenido que elegir. Siempre me gustó este tema de construir y supe que me agradaba.


No sabía cómo se llamaba; no sabía si era ingeniería, no sabía si era arquitectura; inclusive en alguna universidad apliqué como ingeniero civil y, al final, suerte o demás, me incliné por la arquitectura.

 

 

¿Cómo entiendes la responsabilidad de la profesión arquitectónica?
Creo que la responsabilidad más grande del arquitecto es entender la trascendencia del medio construido. Cualquier edificio dura más de una vida, más un edificio de vivienda donde tienes a 20, 40 o más usos individuales; estás condenando a ese edificio a vivir 150 años. Son 4 o 5 generaciones.


La otra es el efecto que tenemos en la ciudad. Cuando construimos, es muy importante que pensemos no de la puerta para adentro, sino de la puerta para afuera. ¿Qué efecto tiene este edificio en la ciudad?

 

 

¿Hay una escala o uso que prefieras trabajar?
Me encanta el tema de la vivienda. Creo que es como la carnita de la ciudad, es la unidad básica que la compone. Además, es donde he trabajado principalmente, como miembro de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda, como desarrollador, como arquitecto, como usuario, como urbanista.

 

 

¿Qué importancia tiene el uso de materiales naturales o crudos en tu obra?
Yo sí tengo problemas, por ejemplo, con los materiales que parecen cosas que no son. Hay algo ahí que no me hace sentido. ¿Por qué tratamos con tantas ganas que las cosas parezcan algo que no son? ¿Qué tiene de malo lo que son? Es un ejercicio de honestidad.


Yo soy de la escuela donde quieres que las cosas envejezcan, que aprendimos de Barragán que los edificios se pintan una vez y ya; después el tiempo los termina de pintar y el edificio está terminado en 15 años; antes, no.

 

 

¿Cómo trabajas el juego de vacío y espacio construido?
Cuando contienes algo, no sólo estás hablando de lo que está contenido, sino de lo que dejas afuera y cómo se empiezan a relacionar los dos. El patio es un gran ejemplo, es como la presencia de la ausencia. Tienes que trabajar con ese espacio y hay muchos elementos para hacerlo, igual que un espacio interior.

 

 

¿Cómo funciona ZD+A?
Somos una empresa distinta a otras empresas de arquitectura, donde se esperan comisiones. Nosotros generamos gran parte de lo que hacemos: lo desarrollamos, lo diseñamos, lo construimos, lo vendemos, lo administramos.

 

 

¿Cómo encuentras equilibrio en el funcionamiento multidisciplinario del despacho?
Lo vemos como una cadena de valor. Al final de cuentas, a lo que nosotros queremos llegar es al producto, a la vivienda, entregada con la calidad, el costo y los compromisos acordados.


La parte del desarrollo, diseño, construcción, comercialización, venta, cada una de ellas agrega parte del valor. Hay un diálogo constante entre todas las partes, todo el tiempo. Y sí hay conflictos, pero se consigue a base de un ejercicio constante.

 

 

¿Puedes profundizar en tu entendimiento de la economía como eficiencia de recursos?
Una de las definiciones que me gusta de la economía es el manejo de la escasez. Si tuviéramos recursos ilimitados, pasaríamos tres meses diseñando una bisagra, pero tenemos que dedicarle tiempo y recursos a cada una de las partes.


El rollo de la eficiencia es un poco lograr más con menos, y eso son buenas prácticas como lo veas; es una buena práctica administrativa, una buena práctica ecológica; simplemente es echarle más piense al asunto.

 

 

¿De qué se trata el proyecto Tala?
Es un proyecto del Infonavit donde nos invitan a nosotros y a otros 70 despachos a trabajar en contextos definidos por toda la República. A nosotros nos toca Tala, en las afueras de Guadalajara.


Detectamos tres condiciones: la trama consolidada, los vacíos dentro de la trama y los desarrollos nuevos periféricos. Entonces, desarrollamos un prototipo que tiene la capacidad de volverse ampliación de vivienda construida, relleno de un bloque vacío o conjuntos nuevos.

 

 

¿Se ha podido construir?
No se ha construido todavía. Tienes que entrar como constructor y decir "Yo lo voy a desarrollar, lo voy a hacer, lo voy a vender"; principalmente es así. Para mí, la forma en que tengo la estructura de la oficina, no resulta factible en este momento hacer un desarrollo en Tala, Jalisco. Pero me encantaría.

 

 

Conózcalo

 

  • Yuri Zagorin es arquitecto por la Universidad Iberoamericana, de donde se graduó con honores en 1994.
  • Además, tiene un Máster en Diseño Arquitectónico Avanzado por la Universidad de Columbia, en Nueva York.
  • Es miembro del Colegio de Arquitectos Mexicanos (CAM), del Urban Land Institute y de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi). 
  • Su firma arquitectónica, fundada en el 2000, ha completado más de 40 proyectos ejecutivos, construido 30 propuestas y entregado más de mil unidades residenciales.
  •  
  •  

  •  

 

Escrito por Andrea Martínez de la Vega / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook