BUENA MESA

Hacer tus propias preparaciones no es tan difícil como parece y con ello obtendrás beneficios nutricionales que tu cuerpo agradecerá, ya que, además de utilizar ingredientes naturales, descartarás la ingesta de sodio, grasas, azúcares y conservadores de productos procesados.

“Las bases de caldos, salsas y conservas son preparaciones muy sencillas, cualquiera las puede hacer y ponerles su toque personal. Por ejemplo, nuestros consomés los hacemos con un método oriental en lugar del francés”, dice el chef Oswaldo Oliva, de los restaurantes Alelí y Lorea.

“En este último se pone poca proteína y mucha agua, se cocina por muchas horas, se cuela, se desgrasa y se reduce hasta que llegas a la cantidad deseada.

“En el oriental, a la proteína se le quita toda la grasa, se trocea, se hierve y, como ya está cuajada, no va a soltar trocitos que enturbien la preparación. Se vuelve a calentar con agua nueva, la que desees, a baja temperatura que no rompa hervor durante 30 minutos y listo, obtienes lo mismo que con el otro método, pero el sabor es distinto. Son caldos muy ricos, intensos y rápidos”. Por el tiempo, consumir alimentos procesados es una rutina; no obstante, el investigador clínico Fernando Leal recomienda darse la oportunidad de explorar y preferir los alimentos vivos.

“Entre más práctico sea el alimento que consumas, más aditivos y menos nutrientes tiene. Es más fácil abrir el paquete que picar, pero hay que retomar el tema de la cocina”, comenta el especialista, quien alienta a consumir alimentos ricos en nutrientes y no procesados.

“La diferencia es que los primeros aportan nutrimentos como fibra, vitaminas y minerales y son bajos en azúcares añadidos y grasa, mientras que los segundos proveen calorías, pero poco valor al cuerpo”, explica. Hacer las bases beneficia a tu bolsillo porque adquieres productos de temporada a precios bajos.

“Los puedes comprar por kilos y hacer conservas. Como el limón; hubo una temporada en que el árbol de mi casa estaba lleno, entonces lo hicimos en dos formas: una con sal y azúcar y otra en la que sólo utilizamos las pieles blanqueadas y, al final, las conservamos con su jugo fresco”, comparte Oliva.

“El azúcar, la sal y el vinagre sirven como conservantes, arriba de 30 por ciento de azúcar y del 0.2 de sal ya son conservas naturales”. Puedes rescatar frutas y verduras y hacer, por ejemplo, catsup, como una de pera que sugiere el chef.

“Primero hacemos el puré de pera y lo cocinamos con las especias; la pectina de la fruta permite la textura”, explica Oswaldo.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook