MODA

"Mi principal meta es hacer los zapatos más bellos y confortables del mercado", asegura el creativo, quien debutó en Ferragamo con la colección pre-fall 2017. 

 

CIUDAD DE MÉXICO 28-Jul .- El máximo honor que Paul Andrew ha recibido en su trayectoria es haber sido elegido por la casa del "zapatero de las estrellas", Salvatore Ferragamo, para vestir los pasos de las mujeres.

 


Y es que apenas hace unos meses, este diseñador británico fue contratado por la casa italiana para continuar la labor de su legendario fundador, quien en su camino calzó la sensualidad de Marilyn Monroe, midió el cadencioso andar de Carmen Miranda y siguió los ritmos arcoiris de Judy Garland. 

 


Se trata de una decisión clave para la marca, pues no sólo se trata de una apuesta fresca y atrevida, sino que es la primera vez que la compañía contará con un director creativo específicamente de calzado femenino. 

 


Si estuviera Don Salvatore al frente, probablemente Paul, egresado del Berkshire College of Art and Design, se acercaría para pedirle le narrara el secreto para elaborar zapatillas tan perfectas.  

 


Y a la vez, este creativo, premiado por el Council of Fashion Designers of America, le compartiría sus claves de diseño, con las que ha cautivado a celebridades actuales como Emma Watson, Emily Blunt, Miranda Kerr y Emma Stone. 

 


A paso firme


Apasionado por combinar la tecnología con la excelencia artesanal, Paul vive compartiéndose entre dos ciudades: Nueva York y Florencia. En una ve los grandes edificios como altos tacones. En la otra, toma inspiración del colorido de los pintores renacentistas.
Antes de llegar a Ferragamo, este talentoso inglés transitó por el taller de Alexander McQueen, quien le heredó un acento de genialidad. Además, en el equipo de Narciso Rodríguez aprendió de comercialización. 

 


También colaboró con el rey del minimalismo, Calvin Klein, quien le enseñó a no apartarse del camino una vez descubierta su vocación. Después, aterrizó en el taller de Donna Karan, donde ejercitó por una década el difícil camino de buscar el 'fit' perfecto.
Y la historia no termina ahí, pues para 2012 fundó su propia marca, logrando colocarse, desde su lanzamiento, en Saks Fifth Avenue y en Barneys New York. 

 


"Mi principal meta es hacer los zapatos más bellos y confortables del mercado", asegura el creativo, quien debutó en Ferragamo con la colección pre-fall 2017. 

 


"Este accesorio femenino es hoy por hoy el protagonista, y la moda su complemento. Al bajar la mirada y observar los que lleva una mujer, se puede saber todo de ella", agrega. 

 


Y si bien ahora seguirá el ADN de la casa en donde ahora se desempeña, espera aportar su amplio bagaje de experiencias revestidas de alta tecnología. 

 


"Cada trabajo que hago está basado en aspectos que Ferragamo descubrió. A la vez, rehíce la arquitectura sobre la base metálica que él creó, cambié el ancho, sume acojinados y tacones galvanizados", afirma. 

 


"Además, en mis diseños siempre estará presente el color Ferragamo, así como el equilibrio entre estética y comodidad", añade. 

 

 


"Para mí, el arte no es comparable con la actividad de diseñar zapatos. Lo relaciono más con un tema de ingeniería, arquitectura y alta tecnología"
Paul Andrew, diseñador.

 

 

El maestro

Salvatore Ferragamo fue conocido por calzar a estrellas como Audrey Hepburn y crear piezas que destacaban la feminidad:

 

 

 

 

 

Escrito por Lupita Aguilar / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook