INTERNACIONAL

WASHINGTON.- Los primeros meses de presidencia de Donald Trump han confirmado en cifras su amenaza de emprender deportaciones masivas de indocumentados.

Entre finales de enero y mediados de marzo, las detenciones de migrantes en Estados Unidos crecieron 32.6 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Y entre los extranjeros sin antecedentes delictivos, los arrestos se duplicaron, según estadísticas oficiales.

Trump ha tomado pasos para romper con el enfoque del anterior Gobierno, que se centró en las deportaciones de los indocumentados que habían cometido delitos graves.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook