LOCAL

Cancelado para siempre proyecto del Dragon Mart

CANCÚN, Q. ROO.- El proyecto “Dragon Mart Cancún”, impulsado por los entonces gobernadores de Quintana Roo, Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, y financiado por inversionistas mexicanos y Hao Feng, presidente de Chinamex Middle East Investment and Trade Promotion Center, está cancelado en definitiva.

“El proyecto de Dragon Mart está cancelado; es un hecho, está cancelado el proyecto”, informó el representante legal de la sociedad “Real Estate Dragon Mart”, Juan Carlos López, quien dijo que la determinación es inamovible y que no existe intención de llevarlo a Guadalajara, a Guanajuato o a la Ciudad de México, como se especuló.

En entrevista, el empresario indicó, además, que el terreno llamado “El Tucán”, en donde se pretendía desarrollar el complejo de exhibición y venta de productos extranjeros, fue asegurado por la Procuraduría General de la República (PGR) como parte de una investigación.

 “Tenemos que recuperar nuestro terreno… son 557 hectáreas frente a la Milla de Oro y tiene su valor y un valor superior al que nosotros compramos”, expresó.

En torno a la clausura del proyecto y las multas impuestas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en 2015, que suman siete millones 233 mil pesos y dos obligaciones de compensación que superan los dos millones de pesos, el también socio del complejo indicó que en julio de este año se prevé que el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA) resuelva el recurso de nulidad que les obliga al pago de esas sanciones.

López Rodríguez insistió en que no han cometido ninguna falta, pese a haber realizado actividades en el predio sin contar con la autorización federal en materia de impacto ambiental, que expide la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y fue más allá al acusar que el bloqueo al proyecto fue de índole político.

“Lo que queremos nosotros es recuperar el terreno, demostrar que no hubo ningún daño ambiental y que todo fue un tema político, y después tratar de poner a la venta el terreno para algún desarrollo habitacional, parque temático… lo que fuere.

“Más que un tema político, primero fue un tema de intereses económicos, que después se convirtió en un tema político, porque nadie quiere competencia. Hay que preguntarle a la nueva política comercial del Gobierno de México”, manifestó.

Entre las lecciones que le dejó la experiencia al frente del proyecto mencionó que, en su opinión, el tema ambiental es usado para “proteger temas comerciales muy específicos”.

“Nuestro argumento sigue siendo que se utilizó a la Profepa como instrumento de protección comercial. Punto. Aunque el procurador quiera argumentar lo que sea, así fue”, subrayó.

El 22 de marzo del 2011, Félix González, a días de dejar su cargo como gobernador, presentó –junto con Hao Feng– el megaproyecto Dragon Mart, un centro de negocios gigantesco que generaría cinco mil empleos, la mitad para mexicanos y la otra mitad para ciudadanos originarios de China.

En aquel evento, efectuado en el Cancún Messe, estuvo presente el empresario José Luis Salas Cacho, presidente de Logistic y vicepresidente del megaproyecto, bautizado como “el Santo Grial del comercio exterior” por Antonio Cervera, quien también asistió en su calidad de presidente de la Asociación de Propietarios e Inversionistas de la Riviera Maya (APIR).

Para dar entrada al proyecto, González Canto firmó con Hao Feng un convenio de “estímulos a la inversión”, que les facilitaría trámites y les otorgaba subsidios varios en impuestos y derechos.

Meses después, con la llegada de Roberto Borge a la gubernatura, se organizó una recepción a más de 70 empresas chinas para presentarles el proyecto. Borge dijo ahí, públicamente, que arropaba al mega desarrollo como el proyecto de su sexenio.

Escrito por Adriana Varillas

Reportera de Luces del Siglo


Twitter

Facebook