INTERNACIONAL

Miles de simpatizantes de la Oposición hondureña se manifestaron ayer contra lo que consideran como un resultado fraudulento de las elecciones.

 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras inició el escrutinio especial con más de un millar de actas inconsistentes para conocer al nuevo Presidente electo del país en los comicios generales del 26 de noviembre, lo que tiene en incertidumbre y estado de excepción al país centroamericano.

 

Según reportó la agencia Efe, el recuento se hace sin la participación de observadores de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, cuyo candidato es Salvador Nasralla, y del gobernante Partido Nacional, que lidera Juan Orlando Hernández, ante el rechazo de los primeros a asistir, que alegan un fraude. Nasralla, una estrella de televisión de 64 años, acusó ayer al TSE de tratar de robarle el triunfo.

 

“No estamos participando en la revisión de esas mil actas porque no sabemos de dónde salieron; son actas robadas”, aseveró el candidato ante miles de seguidores en una concentración cercana a la sede del TSE, donde se realiza el recuento. Miles de personas marcharon el domingo por las calles de Tegucigalpa y otras ciudades hondureñas para expresar su descontento por el resultado de la elección.

 

Con el 94.35 por ciento de las mesas escrutadas, Hernández tiene el 42.92 por ciento de los votos y Nasralla, que representa a una coalición amplia de corrientes conservadoras y de izquierda, un 41.42 por ciento.

 

La alianza opositora pide cotejar más de 5 mil actas además de una revisión de votos en tres departamentos en los que alegan hubo una votación inexplicablemente alta. El TSE habla sólo de inconsistencias en poco más de un millar.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook