INTERNACIONAL

Convocan a reunión de emergencia a gabinete español; hoy habla Rajoy.

 

 

BARCELONA.- El Presidente catalán, Carles Puigdemont, declaró ayer la independencia de la región ante el Parlamento local y la suspendió, lo que deja en vilo su vigencia y la tensión política en España.

 

Su anuncio, que estuvo precedido de una gran expectativa, causó sorpresa a los seguidores secesionistas y a los diputados aliados.

 

“Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de repú- blica”, dijo Puigdemont ayer, avalando los resultados del referendo del 1 de octubre. Pero la alegría independentista duró sólo un minuto.

 

“El Govern y yo mismo proponemos al Parlament que suspenda los efectos de la declaración de independencia para establecer un proceso de diálogo”, expresó Puigdemont. Sin embargo, no especificó si se trataba de un acercamiento para instrumentar la salida de la región de España o la posibilidad de dar otro marco legal a la autonomía.

 

La presentación de Puigdemont se atrasó una hora debido a negociaciones de último momento por el contenido del discurso y después de que la Oposición pidiera la suspensión de la sesión. Los representantes del Partido Popular y del Partido Socialista Catalán argumentaron en contra de las actuaciones del Gobierno autonómico, que consideraron fuera de la ley y de carácter golpista.

 

Al término de la sesión, los diputados soberanistas, encabezados por el Presidente de Cataluña, firmaron un documento que, sin validez jurídica, establece los fundamentos de la República catalana. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que dio su apoyo institucional al Presidente español, Mariano Rajoy, se declaró decepcionado por el mensaje del político catalán.

 

“No hay diálogo si no hay vuelta a la legalidad”, comentó José Luis Ábalos, secretario de organización del PSOE. Por su parte, el Gobierno de Madrid respondió con una negativa a la declaración de independencia y tampoco consideró válidos ni el referendo del 1 de octubre ni sus resultados.

 

La vicepresidenta de España, Soraya Sáenz de Santamaría, argumentó que la consulta fue suspendida por el Tribunal Constitucional y subrayó que el anuncio de ayer de Puigdemont no representa claridad en sus demandas. “(El líder catalán) no sabe dónde está, a dónde va ni con quién quiere ir”, destacó Sáenz.

 

También señaló que mantienen contacto con todos los partidos para buscar el mayor consenso y apuntó que el Gobierno español convocó a una reunión de emergencia con el gabinete para hoy por la mañana, tras la cual el Presidente Rajoy se dirigirá al Parlamento. Así, la partida sigue abierta en vísperas del Día Nacional de España.

 

Escrito por Homero Fernández / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook