NEGOCIOS

En lo que va de 2017, se han registrado casi 4 mil depas nuevos para desarrollarse.

 

 

En la Ciudad de México, las casas horizontales son cosa del pasado. De acuerdo con la Comisión Nacional de Vivienda, en lo que va de 2017 se registraron 3 mil 996 casas nuevas edificadas en desarrollos verticales, cifra que contrasta con las 87 de tipo horizontal, según los datos que tomó del Registro Único de Vivienda (RUV).

 

Si se observa el nivel nacional, el modelo de casas tradicionales aún prevalece, pues con cifras al cierre de julio de este año, se contabilizaron 93 mil 526 unidades, mientras que 34 mil 104 son verticales. Ignacio Cabrera, presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano y Vivienda de Coparmex Ciudad de México, señaló que la construcción vertical es la única opción que tiene la Ciudad para atender la demanda de espacio habitacional, pero este tipo de vivienda presenta algunos frenos.

 

Uno de esos factores que complica el desarrollo correcto de la vivienda vertical, consideró, es la desactualización del programa de desarrollo urbano, lo cual genera un vacío de normas.

 

“El problema es que están surgiendo una serie de desarrollos en áreas donde los usos de suelo están restringidos a equis número de niveles, donde cada vez hay una movilización más intensa de los vecinos a través de los comités”, acotó. Guillermo Simonini, director general del sitio Inmuebles24.com, comentó que la demanda de vivienda vertical seguirá pese al sismo de la semana pasada.

 

“El tema de las casas no es una opción, porque si fueran todas casas no cabríamos dentro de esta ciudad.

 

“En el tema de la vivienda vertical no me atrevería decir que bajará la demanda porque hoy en día representa 80 por ciento del total de vivienda de la Ciudad, entonces lo que yo podría decir es que temporalmente habrá una visión mucho más critica en referencia a este tipo de construcciones”, detalló.

 

Cabrera señaló que la CDMX no puede percibirse de manera aislada, sino como un área metropolitana que debe atender a los trabajadores que cada día acuden a los centros de trabajo, por lo que la opción más viable es el desarrollo vertical en zonas que ya cuenten con servicios.

 

“Difícilmente va haber vivienda horizontal, yo creo que vamos hacia arriba, porque hay una carencia de suelo definitivamente y (es necesaria) si queremos evitar que estén invadiendo las zonas de reservación ecológica”, explicó. Cabrera de Coparmex, consideró que en las autorizaciones de proyectos verticales es importante que no se permita a un desarrollador hacer un inmueble que no tenga autorización certificada.

Escrito por Nallely Hernández / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook