ENTRE MUROS

Una veintena de destacados arquitectos y diseñadores mexicanos se unieron a República Sin Fronteras, iniciativa de IHO Espacios y Republic of Fritz Hansen que plantea la intervención de una silla clásica del diseño danés.

 

El aspecto característico de la silla Serie 7, creada hace más de 60 años por Arne Jacobsen, presenta ahora los trazos de artífices como Víctor Legorreta, Lorena Vieyra, Michel Rojkind y Gloria Cortina. Las obras resultantes, que combinan el minimalismo característico del diseño danés con la visión específica de cada creativo mexicano, serán subastadas el próximo 12 de octubre para generar recursos para la Fundación Construyendo Comunidades Integrales, organización que busca combatir la pobreza extrema mediante la construcción de viviendas dignas.

“La idea general es que la fusión de lo diferente construye. En lugar de levantar muros, preferimos fusionar ideas, que es lo que contribuye al crecimiento y a un mundo mejor. Por eso le hemos pedido a 20 grandes nombres que intervengan una silla que se diseñó hace 61 años a 12 mil kilómetros de distancia”, comentó Iván Carretero, brand manager de Fritz Hansen en México, durante la presentación de la iniciativa.

ESTÉTICA ÚNICA

Si bien todos los creativos mexicanos partieron del mismo punto –una silla de chapa moldeada a presión, apilable y de cuatro patas–, los resultados son diversos.

La creación de Joshua Bernstein y Amin Suárez, de Grupo de Diseñadores, por ejemplo, conservó las patas originales, pero cambió de color y lleva un claro mensaje que destaca por el contraste del blanco y negro.

Por otro lado, el arquitecto Michel Rojkind aplicó el principio de las mecedoras para crear su propuesta, en la que dos sillas Serie 7 se acomodan una frente a otra separadas por un elemento vegetal.

La unión de sillas en una misma pieza se aprecia también en la creación de Gloria Cortina, quien hizo una banca doble cuyo asiento de trazos curvos contrasta con las líneas ortogonales de la base.

En la pieza creada por Víctor Legorreta se sustituyeron las patas metálicas por unas de madera, cuyo tono oscuro contrasta con el asiento y respaldo de la silla.

Escrito por Andrea Martínez de la Vega / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook