NACIONAL

La Administración de Enrique Peña Nieto sumó 25 mil 339 homicidios dolosos el año pasado, la cifra más alta desde el primer año de Felipe Calderón, que declaró la guerra al narcotráfico.

 

 

La discusión e implementación del nuevo sistema de justicia penal durante más de 11 años ha sido errónea, con rutas equivocadas para disminuir los índices de violencia e impunidad en el país, afirmó Alberto Capella, Comisionado Estatal de Seguridad de Morelos.

 

“Fue un proceso largó de discusión errático, te das cuenta que todo lo que hiciste en esos 11 años tenía una visión equivocada porque se quedaron cortos quienes tuvieron la visión de instrumentación del mismo y no se percataron que las instituciones de nuestro gobierno no estaban preparadas y no se prepararon.

 

“Y en la transición de gobiernos que hubo desde 2008 hasta 2016 nadie asumió con el mismo ímpetu de lo que aprobaron, y te encuentras en 2017, con el desastre del incremento en la incidencia delictiva “Y con una serie de críticas de discusiones, de señalamientos de unos contra otros, que si la ineficiencia de funcionarios, que si la falta de planeación, y seguimos discutiendo, nos tardamos 11 años en hacer el NSJP y un año y medio para darnos cuenta que estamos equivocados”, criticó Capella. El 2017 terminó como el más violento en los últimos 10 años en el país.

 

La Administración de Enrique Peña Nieto sumó 25 mil 339 homicidios dolosos el año pasado, la cifra más alta desde el primer año de Felipe Calderón, que declaró la guerra al narcotráfico.

 

“Es frustrante (el aumento de violencia) no se ha alzado la voz para decir las cosas como son. “Existe una polarización, conflictos entre los grupos criminales regionales, es decir, ya no hay una hegemonía de un sólo grupo o de dos, no está dividido el país en dos o tres, sino ya hay grupos compitiendo tanto en el sureste, como en el noreste, y si a eso le sumas la parte que a las instituciones nos corresponden, que es el combate, el entendimiento del fenómeno, y el abatimiento al mismo.

 

“Yo te podría decir que nunca ha habido las instituciones públicas tan debilitadas en los términos de aspecto legal, en las cuestiones que tienen que ver con contar con herramientas para poder combatir la violencia, que se ha disparado”, dijo Capella.

 

El mando recordó que a las corporaciones y al Ministerio Público se le han sumado responsabilidades para poder llevar todo un procedimiento de carácter penal con tecnología y la parte pericial.

 

“Te vas a encontrar que en muchas partes de México no existe esa posibilidad, entonces evidentemente no hay un combate efectivo (al crimen)”, recriminó. Alberto Capella ejemplificó que una situación grave por la que atraviesan las corporaciones es la puesta en libertad de personas que son detenidas con la portación de armas, en ocasiones de alto calibre.

 

 

Escrito por Benito Jiménez / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook