NACIONAL

Autoridades ofrecieron que en 20 días tendrán listo un plan de recuperación para las cascadas de Agua Azul puedan recuperar su fuerza y su cantidad de agua.

 

Tapachula.- El terremoto de 8.2 grados registrado el 7 de septiembre ocasionó el rompimiento de rocas sobre el cauce que alimenta las cascadas de Agua Azul, explicaron especialistas luego de realizar un sobrevuelo y un recorrido a pie por la zona afectada.

 

Advirtieron que el descenso en el nivel del río agua azul ya se había detectado años atrás a causa de la deforestación, pero ahora los derrumbes por el sismo provocaron enormes boquetes que desviaron parte del agua, además de que las piedras y lodo provocaron un azolvamiento de un kilómetro. “las divagaciones de los brazos del río fueron aceleradas por la erosión en las márgenes del cauce y por el sismo del 7 de septiembre, el cual provocó que la formación rocosa que mantenía el cauce hiciera una modificación natural”, explicó Juan Gabriel Limón Lara, director del Organismo de cuenca Frontera Sur de la conagua.

 

En conferencia de prensa conjunta con otros funcionarios de la comisión Nacional de Áreas Naturales protegidas y de protección civil estatal precisaron que los daños se ubican a lo largo de 200 metros del cauce del río y que la reducción del afluente es de 60 centímetros aproximadamente. adrián Méndez Barrera, delegado de la comisión de Áreas Naturales protegidas, informó que se pusieron un plazo de 20 días para tener listo un proyecto final para restituir el cauce del afluente.

 

“Es posible recuperar el sitio, sólo necesitamos de mucha voluntad, recursos por supuesto, y una estrategia de mediano y largo plazos”, aseveró.

Escrito por Édgar Hernández / Agencia Reforma

Reportero de Agencia Reforma


Twitter

Facebook