LOCAL

Ambientalistas declararon que con la partida de la delegada Carolina García, la Profepa se quedó como una institución con poca credibilidad.

 

CANCÚN, Q. ROO.- Ambientalistas aseguraron que la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) del estado se entregó en malas condiciones, debido a los malos manejos que se dieron durante la gestión de Carolina García Cañón, la cual inició en 2015.

 

Señalaron que durante estos dos últimos años, la entonces delegada se encargó de proteger el desarrollo de diversos proyectos en Tulum, Akumal, la Isla de Holbox, Cancún, entre otros, pese al daño que se producía al medio ambiente.

 

Las activistas indicaron que si bien la Institución no es el problema sino sus funcionarios, este factor fue clave para que la delegación de la Profepa en Quintana Roo perdiera credibilidad.

 

El grupo Guardianes del Manglar Tajamar, encabezado por Katherine Ender, manifestó que la administración de Carolina García se destacó por la falta de atención a los ciudadanos, puesto que nunca atendió ni “dio la cara” a las problemáticas que vivía la entidad.

 

“Siempre viene protegiendo a las empresas y viene permitiendo la corrupción, porque se hacen de las vista gorda, no hacen las inspecciones como deben de ser y permiten que las construcciones de los desarrolladores vengan causando daño, y esa es una de las afectaciones más grandes que existen en Quintana Roo”, declaró la ambientalista.

 

Asimismo, subrayó que más allá de que la ahora ex delegada aplicara las leyes en beneficio de la preservación de la biodiversidad del estado, siempre fungió como gestora inmobiliaria, al no sancionar desde un inicio las construcciones que se desarrollaron.

 

Por separado, la presidenta del Grupo Ecologista del Mayab (GEMA), Araceli Domínguez,  aseguró que no fue una “renuncia voluntaria” de García Cañón, sino una destitución por parte de la misma Profepa, ya que nunca atendió a tiempo las denuncias hechas por la ciudadanía, lo que generó un rezago en la vigilancia y suspensión de proyectos.

 

Externó que ante tal incompetencia, en diversas ocasiones fue necesaria la presencia del propio procurador de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, para la suspensión de proyectos o actividades, como el caso de la rueda de la fortuna en Cancún o el nado con tortugas en Akumal.

 

Por ello, las activistas exhortaron a que el nuevo delegado tenga una verdadera conciencia social y ambiental, así como un conocimiento y aplicación de las leyes ambientales; además, de trabajar junto con la sociedad, a fin de que se logre un bien común, el cual es la preservación de la biodiversidad.

 

Carolina García Cañón se integró a la Procuraduría en 2013 como directora de Recursos Naturales en la Subprocuraduría de Recursos Naturales, para luego tomar posesión como delegada de la Profepa en Quintana Roo al sustituir a Ludivina Menchaca Castellanos, actual regidora en el municipio de Puerto Morelos.

Escrito por Jorge Ramírez

Reportero de Luces del Siglo


Twitter

Facebook