INTERNACIONAL

CHICAGO.- El Gobierno de esta ciudad llevó su desafío a la Administración hasta los tribunales.

 

La urbe demandó ayer ante una corte federal al Departamento de Justicia de Estados Unidos, bajo el argumento de que retener los fondos destinados a la ciudad para equipar a sus policías pone a la población en riesgo y es una acto inconstitucional.

 

El Alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, dijo que la ciudad no se dejará sobornar por el Fiscal General, Jeff Sessions, quien ha amenazado a las ciudades santuario con negarles un fondo federaldirigido a combatir la violencia armada.

 

“Nosotros somos y vamos a seguir siendo una ciudad que da la bienvenida a los inmigrantes”, aseveró Emanuel.

 

El regidor subrayó que las ayudas que quieren retener, una cantidad de 3.2 millones de dólares, están destinadas a comprar vehículos, pistolas taser, radios y equipo para las unidades de tácticas especiales de la Policía.

 

Como forma de presionar a las ciudades santuario del país, que son las que por decisión municipal no persiguen a las personas por su estatus migratorio, el Departamento de Justicia recientemente emitió nuevas reglas para la entrega de estos fondos Byrne. Entre los reglamentos nuevos está que cada urbe debe brindar un acceso sin límite a los agentes federales que buscan detener a los indocumentados. Esto incluye acceso a las comisarias policiales y que la Policía misma se deje interrogar por los agentes.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook