INTERNACIONAL

Se mantiene abierta Casa Blanca a otras soluciones del alivio migratorio.

 

WASHINGTON.- Después de anunciar el fin del DACA, y, con ello, endurecer su política de migración, parece que el Mandatario estadounidense no complicará su resolución en el Congreso.

 

El Presidente Donald Trump está dispuesto a no condicionar una solución en el Capitolio para los jóvenes indocumentados beneficiados por el alivio migratorio, conocido como DACA, al aval para fondos de un muro fronterizo con México, aseguró ayer el director legislativo de la Casa Blanca, Marc Short.

 

“Estamos interesados en obtener seguridad fronteriza, y el Presidente ha hecho el compromiso con el pueblo estadounidense de que una barrera es importante para esa seguridad”, señaló ayer Short. “Si esto es parte o no de una ecuación para el DACA (...) o algún otro vehículo, no quiero atarnos a una cosa que haga imposible llegar a una conclusión sobre el programa”, agregó el funcionario.

 

Al anunciar el fin del alivio migratorio, que desde 2012 protegió a 787 mil beneficiados, Trump urgió el 5 de septiembre pasado al Capitolio a encontrar una solución en los próximos 6 meses; de inmediato, los líderes republicanos dijeron que toda acción debería incluir una mayor seguridad fronteriza.

 

Hoy, el presidente de la Cámara baja, el republicano Paul Ryan, y la lideresa de la minoría demócrata, Nancy Pelosi, sostendrán una reunión para discutir el tema de la solución legislativa para los dreamers, aunque nada está garantizado.

 

“(El presidente de la Cá- mara baja) no ha apoyado aún ninguna iniciativa y ha dicho que la seguridad fronteriza necesitará ser parte de la solución”, comentó ayer una vocera de Ryan. La minoría demócrata ha dicho que su opción predilecta será avanzar en aprobar un proyecto de ley conocido como “Iniciativa DREAM”, que permitiría dar a todos los indocumentados que llegaron a Estados Unidos como menores de edad un camino a la residencia permanente e incluso la ciudadanía.

 

Ayer, la Casa Blanca insistió en estar abierta al tipo de solución que el Congreso decida, pero destacó que no necesariamente debe acompañarse de un financiamiento para una barrera en la frontera.

 

Hasta el momento, el Capitolio tiene pendiente aprobar una partida de mil 500 millones de dólares para iniciar en 2018 la construcción de una porción del muro; con la oposición de la minoría demócrata, los republicanos esperan aprobar la iniciativa en diciembre de 2017.

 

“El Presidente está comprometido con que una estructura física es necesaria (...) Si esto es parte del paquete del DACA u otro paquete, no lo prejuzgaré hoy. Pero está comprometido en construir el muro”, recalcó Short.

 

Escrito por José Díaz Briseño / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook