LOCAL

Perdería concesión en Benito Juárez, Isla Mujeres, Solidaridad y Puerto Morelos.

 

 

CHETUMAL, Q. ROO.- La revocación a Aguakan de la concesión del servicio de agua potable en los municipios Benito Juárez, Isla Mujeres, Puerto Morelos y Solidaridad, podría anunciarse en la segunda quincena de noviembre, informó Gerardo Mora Vallejo, director general de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA).

 

A finales de octubre, la Dirección General de CAPA tendrá en sus manos los resultados de la auditoría financiera y evaluación de servicios que se le practican a la todavía concesionaria privada, y con base en éstos se emitirá una opinión técnica ante su Consejo Directivo a más tardar el 15 de noviembre.

 

La opinión técnica de la dirección general de la paraestatal y la última palabra de los miembros del Consejo Directivo, determinarán la revocación de la concesión, multas o sanciones administrativas contra los responsables de Aguakan.

 

Mora Vallejo aseguró que CAPA está lista con todo su personal para tomar la responsabilidad del servicio en esos municipios del norte del estado y la Riviera Maya, así como en las comunidades rurales aledañas.

 

Los representantes legales de Aguakan saben de las altas posibilidades de perder la concesión y por ello han judicializado el caso ante autoridades federales en la ciudad de México, aseguró el directivo principal de CAPA, y puso como ejemplo las cláusulas de pago a favor de CAPA sobre los más de 200 millones de pesos anuales por concepto de contraprestaciones económicas de la concesión que usufructúan.

 

Mora Vallejo explicó que en uso de las facultades que le otorgan la Ley de Agua Potable y el propio título de concesión mantienen una auditoría del estado financiero de Aguakan en el ejercicio fiscal 2016, a través de un despacho externo.

 

Esta auditoría permitirá conocer desde el interior de Aguakan los montos de facturación, la inversión realizada, costos de operación, entre otros; y con ello la directiva de CAPA podrá corroborar que si es correcto el monto de las contraprestaciones que se han pagado en diferentes ejercicios fiscales y si se alteró o no para evadir pagar un mayor monto.

 

También realizan una evaluación del servicio que esa empresa da a los usuarios de los cuatro municipios donde opera, para revisar que la calidad del agua que entrega es buena, que no se afecten los derechos de los usuarios y que mantengan en buen estado la infraestructura para la distribución del líquido.

 

Este tipo de inspecciones o verificaciones a la empresa están incluidos en el título de concesión; sin embargo, nunca se había realizado una auditoría financiera y el cobro de las contraprestaciones se realizaba de “Buena Fe”, es decir, CAPA recibía o recibe los montos que la concesionaria determinaba de forma unilateral.

 

La auditoría también permitirá aclarar qué sucedió con los mil 50 millones de pesos que Aguakan pagó el 18 de diciembre de 2014 por la ampliación del contrato de concesión hasta 2053, y el destino de 516 millones de pesos que en diciembre de 2015 obtuvo CAPA provenientes de un empréstito autorizado por el Congreso del Estado y otorgado por la banca.

 

Ambos montos duraron sólo unos minutos en las cuentas bancarias de CAPA y posteriormente fueron transferidos presuntamente a Sefiplan, que dirigía en ese entonces Juan Pablo Guillermo Molina, aunque hasta el momento el  destino de esos montos es desconocido.

 

En la evaluación de los servicios prestados, detectaron que a partir de este año Aguakan entrega a su libre albedrío el agua potable en los municipios concesionados, sin que ninguna autoridad regule la calidad de agua o la forma de entrega.

 

“A más tardar a finales de octubre se tendrá lista la auditoría financiera y los resultados de la evaluación que realizamos… se puede decir que el plazo fatal para Aguakan en términos de la concesión es la primera quincena de noviembre, cuando se convoque a una sesión extraordinaria donde los miembros del Consejo determinarían la revocación, multas y/o sanciones a los responsables de la empresa”, insistió.

 

 

Las tretas

Las acciones legales que CAPA realiza para verificar el cumplimiento económico y operativo de Aguakan con Solidaridad, Puerto Morelos, Benito Juárez e Isla Mujeres, son las razones por las que los administradores de Aguakan tomaron medidas “defensivas” en los juzgados para evitar la cancelación del título de concesión que ostentan en cuatro municipios de Quintana Roo.

 

Gerardo Mora Vallejo, director de CAPA, recordó que el Gobierno Municipal de Puerto Morelos invocó su autonomía como municipio  soberano de nueva creación y determinó la creación del organismo operador de agua potable en esa municipalidad, como una forma de retirar la concesión de Aguakan en su territorio.

 

Sin embargo, los representantes legales de la concesionaria han promovido juicios ante el Poder Judicial de la Federación para tratar de evitar el retiro de la concesión en el municipio más joven de Quintana Roo, y ha logrado conservar el contrato de manera provisional mientras los jueces emiten sentencia definitiva.

 

La misma concesionaria promovió otro recurso legal ante un Juez de Distrito con sede en la capital, para depositar los pagos de las contraprestaciones que se realizan trimestralmente y que a la fecha suman entre 150 y 170 millones de pesos.

 

Esos recursos son depositados en el Juzgado de Distrito que lleva el expediente y los liberará hasta que se resuelva en definitiva el litigio por la concesión, que inició con la revocación en Puerto Morelos.

 

A decir de Mora Vallejo, los responsables de la concesionaria privada conocen la fragilidad con la que mantienen la concesión, muy posiblemente por incumplimientos graves en las cláusulas, que saldrán a la vista en la auditoría financiera y la evaluación operativa que se practica.

 

Los recursos que están “retenidos” en el Juzgado federal de la Ciudad de México están –en teoría- destinados en su totalidad al pago del empréstito por 516 millones de pesos que en 2015 CAPA contrató con la banca privada para “inversión público productiva”.

Escrito por Eugenio Pacheco

Reportero de Luces del Siglo


Twitter

Facebook