CULTURA

Serafín Aponte desde 2013 ha trabajado en la formación de una nueva camada de bailarines en Guerrero.

 

 

CIU DAD DE MÉXICO.-El coreógrafo y bailarín Serafín Aponte recibirá el Reconocimiento Danza UNAM 2017 por su trayectoria artística y como docente, además de su labor en Guerrero para impulsar la danza entre los jóvenes.

 

 

Aponte, nacido en Chilpancingo y quien se inició en la danza contemporánea en 1982 con la compañía Barro Rojo, desde 2013 ha trabajado en la formación de una nueva camada de bailarines en Guerrero.

 

 

Allá pasa cuatro de los siete días de la semana. No solo en Acapulco ha desarrollado su labor, sino también en zonas tan conflictivas como Tierra Caliente.

 

 

“Es una labor titánica, fuerte, porque eso genera mucho desgaste a nivel físico y emocional, pero siempre renovando mi compromiso por todo lo que ya sabemos que se está viviendo en Guerrero en cuanto a la inseguridad, la violencia y la falta de esperanza en términos de genera proyectos donde los jóvenes se vean proyectados y dignificados”, dijo Aponte.

 

 

El coreógrafo agradece un reconocimiento dado por sus pares a una labor de 35 años en la danza. “2017 fue para mí muy intenso, de mucha terquedad e insistencia, por mantenerme al pie del cañón y refrendar mi compromiso con los jóvenes y con Guerrero.

 

 

En ese sentido estoy muy satisfecho y este reconocimiento va para todos quienes de alguna manera están conmigo para generar este nuevo espacio y poder crecer”, agregó el coreógrafo.

 

 

El Comité de Evaluación estuvo integrado por Evoé Sotelo, directora de Danza UNAM; la crítica e investigadora Haydé Lachino, la escenógrafa e iluminadora Xóchitl González, así como las bailarinas y coreógrafas Nellie Happee y Leticia Alvarado.

 

 

Aponte fue postulado el pasado 9 de diciembre por nueve instituciones artísticas y culturales de Acapulco.

 

 

El Reconocimiento Danza UNAM 2017, que consta de diploma y 40 mil pesos, le será entregado el viernes 26 de enero a las 19:00 horas en la sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario.

 

 

Es la primera vez que la distinción se entrega con este nombre. En 2015 y 2016, se entregó la Medalla Gloria Contreras a Carlos López y Nellie Happee, respectivamente.

 

 

La Coordinación de Difusión Cultural determinó que los reconocimientos deben llevar el nombre de la institución que los otorga y las cátedras mantienen los nombres de personalidades destacadas como la Cátedra Gloria Contreras.

 

 

Escrito por Érika P. Bucio / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook