FARANDULA

Con un turbante de colores y sandalias naranja neón, la cineasta Doris Dörrie contesta en un español elocuente y casi perfecto. Pese a la distancia geográfica, ha visitado nuestro País en repetidas ocasiones.

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Hablar de las luchas diarias que enfrenta la mujer es una tarea titánica aquí y en Alemania.

 

Y la directora germana Doris Dörrie lo sabe bien, pues trabaja actualmente en un largometraje de ficción que involucrará a personajes que pelean en más de un sentido, y el cual aún no tiene nombre definido.

 

"Es una mujer con cuatro hijas y todas son luchadoras, una familia que viene a México desde provincia.

 

"También es la historia de mi familia, porque tengo tres hermanas y también somos luchadoras, en un sentido diferente, pero las dinámicas son muy parecidas", comentó la directora en entrevista.

 

Con un turbante de colores y sandalias naranja neón, la cineasta contesta en un español elocuente y casi perfecto. Pese a la distancia geográfica, ha visitado nuestro País en repetidas ocasiones.

 

Esta vez, la cineasta vino como invitada de honor de la Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género (MICGénero). Y es que en cintas como “Hombres”, “¿Soy bonita?” y “Las flores del cerezo”, la directora ha expuesto y cuestionado los roles de género con humor y ternura.

 

A través de su filmografía queda claro que esas batallas son una constante y confiesa que se considera una luchadora, en un sentido político.

 

"Una hermana es abogada, otra es médico veterinario y otra es arquitecta, todas tenemos hijos y siempre era muy difícil ser mamá, trabajar y hacer las cosas que nos interesan.

 

"No tenemos 'kindergarden' gratuito para todas. Hay muchas cosas que podemos cambiar para hacer la vida más fácil para las mujeres. Y necesitamos a los hombres, compartiendo todo", señala.

 

A pesar de su fascinación con el colorido del país, mismo que ha incorporado en películas como La Peluquera y Glück, existe un aspecto negativo que también llama su atención y lo manifiesta.

 

"Tengo una pregunta a los hombres en este país: '¿Toda la violencia que existe en México es una cuestión de machismo?' Eso es algo que me inquieta. Porque es algo que deben cambiar los hombres.

 

"Tiene que venir del lado de ellos. En el feminismo podemos luchar por otras cosas, pero no podemos terminar el machismo", expresó.

Escrito por Fabiola Santiago / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook