MODA

NUEVA YORK.- El antiguo edificio de la bolsa, ubicado en pleno Wall Street, sirvió de hermoso marco para que la legendaria casa Louis Vuitton destacara sus indisolubles lazos con los recorridos por el mundo.

 

Y es que pocos saben que, cuando tenia apenas 14 años, Vuitton dejó su lugar de origen (un poblado francés cerca de la frontera con Suiza) para ir a la Ciudad Luz, en una travesía que le tomó dos años.

 

Ahí, sus creaciones encantaron a figuras como la Emperatriz Eugenia de Montijo por ser prácticas, modernas y de un acabado exquisito.

Curada por Olivier Saillard, director del Museo de la Moda en París, y titulada “Volez, Voguez, Voyagez”, la exposición refleja una búsqueda exhaustiva en los archivos de esta familia, cuyo negocio de baúles para la nobleza se convirtió en un gran emporio de moda, lujo y buen vivir.

 

El resultado, 10 salas que presentan más de 150 objetos, los cuales datan de 1854 hasta la actualidad, y que también están ligados con el universo del fashion.

 

Recorrido único

Al ingresar, el visitante se encuentra con el primer baúl antiguo de la marca, que tiene ya la típica tela con logotipos en tonos café y dorado, los herrajes icónicos y todo el ‘savoir faire’ que ha distinguido a esta propuesta francesa a lo largo de los años.

Y es que la firma fue la precursora del equipaje moderno, al ofrecer piezas con compartimentos para vestidos y accesorios, desde estuches para sombreros hasta kits para tomar el té o hacer un picnic.

 

Otro de sus éxitos fue la Steamer Bag, precursora del bolso para el gimnasio. Una sala está dedicada totalmente a la madera, materia prima de la casa, mientras en otras se recrean los viajes -primero por barco, después por avión- y las expediciones al desierto o a la jungla, para las cuales Vuitton ideó modelos que han hecho historia por ser resistentes y bellos a la vez.

 

En EU, la empresa comenzó a vender en la Feria Mundial de Chicago, en 1983, y pronto cautivó a millonarios de NY como Vanderbilt y Rockefeller. También a actrices de Hollywood como Mary Pickford, Lauren Bacall y Elizabeth Taylor, cuyo equipaje y vestuario están en exhibición.

Además, se muestran las aportaciones de diseñadores como Marc Jacobs, quien fue director creativo de 1997 a 2014, así como las magníficas colaboraciones con artistas como Stephen Sprouse y Jeff Koons.

 

Finalmente, se incluyen algunos de los vestidos icónicos que han lucido actrices y modelos embajadoras de la marca, entre las que actualmente se encuentran Michelle Williams y Jennifer Connelly, quienes acudieron a la inauguración de esta expo.

 

La muestra -que estará abierta al público hasta enero de 2018- termina con una sección dedicada a la labor de los artesanos franceses que trabajan diariamente en los talleres de Vuitton.

 

Louis Vuitton siempre ha estado a la vanguardia de la creación e innovación, hoy al igual que hace más de un siglo. El curador Olivier Saillard se ha adentrado en los archivos de la firma para descifrar sus secretos, y entrega una visión fresca de nuestro pasado, presente y futuro

Michael Burke, CEO de Louis Vuitton

 

Escrito por Fernando Toledo / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook