FARANDULA

El Profesor Marston y la Mujer Maravilla (EU, 2017) desnuda literalmente a una de las heroínas más afamadas de la historieta y se sumerge de manera ágil, inteligente e intrigante en la intimidad.

 

CD. DE MÉXICO, MÉXICO.-  En 1947 el editor William Gaines heredaba de su padre Max Gaines los afamados EC Comics donde perfeccionaría una serie de historietas tendientes al crimen, el horror y el erotismo, condenadas por las autoridades de la época, incluido el célebre siquiatra Frederic Wertham que alertaba sobre el daño moral de esos comics books.

 

En ese mismo año fallecería el sicólogo, catedrático e inventor William Marston, creador del detector de mentiras y autor bajo el seudónimo de Charles Moulton de la historieta "La Mujer Maravilla" editada por Gaines padre en 1941, en la que Marston expondría sus teorías sobre la sumisión y la dominación sexual. Y a su vez, parte de su propia experiencia poliamorosa compartida con su esposa Elizabeth Holloway y la amante de ambos, Olive Byrne.

 

 El Profesor Marston y la Mujer Maravilla (EU, 2017) desnuda literalmente a una de las heroínas más afamadas de la historieta y se sumerge además de manera ágil, inteligente e intrigante en la intimidad y en la doble moral de la sociedad estadounidense de la década de los 40.

 

 No es casual que coincidan en ese periodo los años dorados del cómic y del cinema noir; dos de las propuestas artísticas y populares más fascinantes y provocativas sobre legalidad, crimen y traumas sicológicos.

 

 Angela Robinson equilibra con eficacia el triángulo sexual planteado, la controversia alrededor de la historieta y la recreación de época apoyada a su vez en un atractivo reparto.

 

 No obstante, lo mejor se localiza en las insinuaciones de pulsante fetichismo erótico que rodean al cómic y que pocos años después serán el baluarte de la sensual pin up Bettie Page y similares.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook