DEPORTES

Haber terminado en tercer lugar de la competencia regular ayudó a los regios a cerrar siempre en el Universitario, lo que fue clave para levantar la Copa.

 CIUDAD DE MÉXICO.-  El primero de los bicampeones entregó la fórmula que luego "seguiría" el León.

PUMAS

Primero segundo, luego noveno

Un primer título conseguido de manera brillante, sumando 41 puntos para ser sublíder y con el campeón de goleo Bruno Marioni. Invicto en la Liguilla, aunque la Final fue tan tensa que debió llegar a los penales para terminar con un ayuno de 13 años sin levantar el título. Atlas, Cruz Azul y Chivas fueron sus rivales en la ruta hacia la gloria, la cual conquistó en casa.

Para el torneo siguiente, las cosas fueron muy distintas. Pumas clasificó gracias al sistema de grupos pese a ser el noveno de la Tabla General de Posiciones. Sin embargo, ya en la Liguilla, su actuación fue impecable, pues ganó 5 de los 6 partidos de la Liguilla, incluyendo la eliminación del líder Veracruz y conquistó la corona en Monterrey.

LEÓN

En tercero y octavo

Una auténtica Fiera se llevó el título para el León en el Apertura 2013, arrasando a sus rivales en la Liguilla con globales mínimo de 5 goles a favor. Cuando el León parecía morir sin opciones de defender su corona en la Liguilla del Clausura 2014, los dirigidos por Gustavo Matosas ligaron dos triunfos y se combinaron resultados para meterse a la Fase Final.

Los Panzas Verdes entraron en el lugar ocho y primero sorprendió a Cruz Azul pues tras igualar a uno en León, fue capaz de empatar a dos tantos en el Azul, para avanzar gracias a los goles de visitante.

Después venció 2-0 global a Toluca, ganándole en cada uno de los partidos y en la Final se repusieron de perder el partido en León para dar la sorpresa en el Estadio Hidalgo, no sin algo de drama, pues lo hizo hasta el tiempo extra.

TIGRES

En tercero y ¿séptimo?

Para ganar su último título, Tigres pasó por encima precisamente de los dos clubes felinos que alguna vez ganaron un bicampeonato: arrasaron a Pumas y luego echaron sin problemas al León para coronarse venciendo al América en penales. Haber terminado en tercer lugar de la competencia le ayudó a los regios a cerrar siempre en el Universitario, lo que fue clave para levantar la Copa. En este Apertura, la campeonitis tuvo a Tigres fuera de combate durante gran parte del torneo, pero el despertar fue oportuno, no lo suficiente para aspirar a algo más que el séptimo lugar, pero luego de ver cómo el actual monarca aplastó a Rayados, segundo de la Tabla, en Cuartos de Final, su posición en la Fase Regular no lo hace menos favorito para ser bicampeón a finales de mayo. De inicio, su siguiente obstáculo será precisamente el líder, Tijuana.

Escrito por Carlos Kreimerman / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook