DEPORTES

Amenaza con convertirse en la siguiente gran estrella de las Artes Marciales Mixtas.

 

MADRID, ESPAÑA.- Francis Ngannoues la nueva perla del Ultimate Fighting Championship (UFC).

 

Conocido como “The predator” (“El depredador”), este luchador de origen camerunés amenaza con convertirse en la siguiente gran estrella de las Artes Marciales Mixtas en la categoría de los pesos pesados, dio a conocer el diario madrileño “ABC”.

 

En la última velada, la UFC 218, celebrada en el Little Caesars Arena de Detroit, Michigan, Ngannou propinó un terrorífico K.O. en el primer asalto a su rival, Alistair Overeem, que se ha hecho viral. Hasta el momento ha sido el mayor hito de su carrera en este deporte, que comenzó en diciembre de 2015 y que cuenta sus combates, seis, por victorias.

 

Y nada más tumbar a su rival confesó su objetivo: desafiar a Stipe Miocic por la corona de los pesados.

 

 

Ser campeón de los pesos pesados del UFC es el sueño de Francis Ngannou, la culminación de su meticuloso plan cuando se mudó de Camerún a Francia, y desde París a los Estados Unidos.

 

“Esto todavía no significa nada. Esto no es lo que quiero. Quiero algo mucho más grande.

 

No puedo permitirme estar feliz con esto.

 

No está mal del todo, es bueno, pero no lo suficiente para detenerme”, explica este luchador con las ideas muy claras.

 

“Cuando solías no tener nada, la primera vez que tienes algo te concentras de verdad, Porque sabes que si lo pierdes no será nada fácil recuperarlo”.

 

Las palabras de Ngannou se refieren auna vida nada fácil, desde sus primeros años en su Camerún natal, donde no tenía dónde entrenarse y la gente se reía de sus sue- ños “demasiado grandes”.

 

A los 12 años y mientras soñaba con ser boxeador, Ngannou trabajó en las minas de arena de su localidad natal.

 

A los 22 se mudó a una ciudad más grande donde pudo comenzar a practicar boxeo.

 

Pero si quería progresar tenía que soñar a lo grande y decidió dejar a su familia atrás y marcharse a París.

 

En la ciudad de la luz tuvo que luchar por sobrevivir, sin ningún sitio donde dormir o comer.

 

Se movía por la ciudad buscando gimnasios que le permitiesen pernoctar al tiempo que seguía su preparación como boxeador.

 

Así sobrevivió hasta que topó con el gimnasio de Fernand Lopez, también de origen camerunés, y ex luchador de Artes Marciales Mixtas.

 

Éste le convenció para dejar el boxeo por esta disciplina y para dejarse pulir para llegar a ser campeón del mundo. Una empresa en la que sigue empeñado.

Escrito por Staff / Luces del Siglo

Multimedio informativo de Noticias de interés económico, político, deportivo, social y cultural de Quintana Roo, México y del Mundo


Twitter

Facebook