MODA

La Alta Moda también se nutre de esta selección de propuestas únicas y exclusivas, algunas de las cuales fueron adquiridas inmediatamente por las invitadas a esta fiesta de gran lujo.

 

Gangi, sitio donde el cineasta Lucchino Visconti filmó su emblemática película “El Gatopardo”, sirvió de inspiración y sede para la presentación de la deslumbrante línea de Alta Joyería de la dupla conformada por los talentosos Domenico Dolce y Stefano Gabbana.

 

 

Con los valses de Nino Rota -originales del filme- como música de fondo, el evento recreó la inolvidable escena donde Angélica, interpretada por la bella Claudia Cardinale, impacta a la nobleza siciliana al llegar enfundada en un traje blanco lleno de vuelos y luciendo aretes colgantes, pulseras y una tiara de flores.

 

Empeñados en preservar el legado de Palermo y de su querida Italia, los diseñadores se inspiraron en los magníficos tapices, candeleros, pisos de mayólica y bóvedas pintadas de este recinto, que fue construido en honor a los nobles de aquellos tiempos, conocidos como “los leopardos”.

 

Ante más de 400 invitados, bailarines con atuendos de la época, bodegones de fruta y mucha champaña, se mostraron joyas
dignas de cualquier princesa árabe o millonaria rusa, muchas de las cuales acudieron vestidas por D&G, volviendo la noche en una gala como del siglo 19.

 

Desde brazaletes-reloj con esmeraldas, turmalinas, rubíes y diamantes, hasta aretes tipo candelero realizados en diamantes y rosas de coral se exhibieron en este ambiente de fábula, que recordaba la afamada novela de Giuseppe de Lampedusa, la cual inspiró el filme de Visconti.

 

La colección también incluye broches con rostros de mujer aderezados con diamantes, rubíes y corales rosas, así como sofisticados aretes con formas de higos llenos de perlas y, por supuesto, muchas tiaras una de las piezas más impulsadas por esta firma italiana- con piedras preciosas en tonos pastel.

 

Destacan también los anillos adornados con querubines, aguamarinas y motivos naturales, así como un juego de collar y aretes que rinde homenaje a los felinos, embellecido con diamantes de diferentes matices y perlas de Tahití.

 

Todas las piezas fueron trabajadas por meses en los talleres especializados de la casa y bajo la supervisión personal de Domenico y Stefano, quienes quisieron rescatar el encanto de aquella época en Sicilia, isla que representa un cruce de culturas como la árabe, la española, la griega y la romana.

 

Así, la Alta Moda también se nutre de esta selección de propuestas únicas y exclusivas, algunas de las cuales fueron adquiridas inmediatamente por las invitadas a esta fiesta de gran lujo.

 

Escrito por Fernando Toledo / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook