INTERNACIONAL

No está claro cuándo Kelley fue confinado a la instalación de salud mental.

 

SUTHERLAND SPRINGS, Texas.- El autor del peor ataque armado de la historia moderna de Texas escapó de un hospital psiquiátrico de Nuevo México mientras estaba inscrito en las Fuerzas Aéreas.

 

Sucedió en 2012, cuando Devin Kelley fue atrapado por las autoridades a pocos kilómetros del centro en el que estaba recluido por amenazar de muerte a sus superiores e intentar introducir armas en su base militar, de acuerdo con documentos policiales de la época.

 

Este episodio, que salió ayer a relucir, es otro de una serie de incidentes que deberían haber hecho sonar las alarmas sobre la inestabilidad de Kelley y el peligro que suponía para los que lo rodeaban.

 

Pero ninguna de estas advertencias impidió que el tirador comprara legalmente numerosas armas, entre ellas el rifle que utilizó para asesinar a 26 personas en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs el pasado domingo.

 

El reporte policial indica que el 7 de junio de 2012, la Policía de El Paso arrestó a Kelley en una estación de autobuses a unos cientos de metros de la frontera entre Estados Unidos y México después de que escapó del hospital Peak Behavioral Health Services, en la comunidad fronteriza de Sunland Park.

 

En ese momento, Kelley enfrentaba también una corte marcial por cargos de haber golpeado a su esposa y a su hijo en la Base Holloman de la Fuerza Aérea en Nuevo México, a unos 160 kilómetros al norte de El Paso. No está claro cuándo Kelley fue confinado a la instalación de salud mental.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook