REVISTA R

El pasado 19 de junio, activistas y periodistas presentaron nuevas denuncias de espionaje, esta vez ante la PGR, y aseguraron que estas intervenciones se han convertido en una forma de acoso.

 

CIUDAD DE MÉXICO 24-Jun .- Las denuncias de espionaje contra activistas y periodistas se acumulan, y abren el debate sobre la necesidad de transparentar la adquisición de tecnología de inteligencia y la urgencia de regular las intervenciones gubernamentales de comunicaciones.


Hasta el momento, se ha confirmado que 16 personas han sido víctimas de espionaje con el malware Pegasus, una herramienta de hackeo antiterrorista comprada por instancias del gobierno mexicano a la empresa israelí NSO Group, un programa que permite intervenir todas las comunicaciones del teléfono celular de un usuario-objetivo.


Según las organizaciones especializadas en derechos digitales, el uso de herramientas de espionaje está completamente acreditado, por lo que piden que se regule y se respeten las leyes en la materia.


El 23 de mayo, una decena de organizaciones de la sociedad civil rompió con el gobierno de Enrique Peña Nieto, al anunciar su retiro de la Alianza para el Gobierno Abierto, una iniciativa de la ONU que vela por la transparencia gubernamental. El rompimiento se dio luego del espionaje contra defensores del derecho a la salud.


En esa ocasión, la Secretaría de la Función Pública respondió con un comunicado en el que pidieron a los activistas presentar las denuncias formales de sus casos de espionaje.


El pasado 19 de junio, activistas y periodistas presentaron nuevas denuncias de espionaje, esta vez ante la PGR, y aseguraron que estas intervenciones se han convertido en una forma de acoso.


La respuesta del gobierno se dio desde la oficina de prensa internacional de Presidencia, que aseguró que no existen pruebas de que agencias gubernamentales sean responsables del supuesto espionaje.


Para los activistas y expertos en derechos digitales, no hay duda de que el gobierno los tiene intervenidos.

Escrito por Octavio Ortega / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook