VIDA

Cuatro de cada cinco personas sufrirán dolor de espalda baja en algún momento de su vida debido a malas posturas, enfermedades crónicas o envejecimiento, aseguró Ernesto Núñez Nava, jefe de Rehabilitación del Centro de Especialidades ABC.

 

“Puede ser en la juventud, en la etapa laboral o en la senectud, pero en algún momento lo vamos a tener”, sostuvo. Llamado dolor lumbar, porque se ubica en esa zona de la columna vertebral, afirmó, es la primera causa de incapacidad laboral.

Según datos del IMSS, este mal es el motivo de consulta número uno en su área de medicina física y de rehabilitación, con 908 mil pacientes atendidos al año.

El especialista en rehabilitación neurológica explicó que las largas jornadas sentados en la oficina, el estrés, las malas posturas que se adoptan al hacer actividades cotidianas, desde barrer, cargar objetos pesados, hasta el tipo de mochila o bolsa que se usa, pueden causar afectaciones a la espalda.

“Una mala postura puede repercutir en dolores o problemas musculoesqueléticos”, indicó. La obesidad, subrayó, también genera dolor lumbar, pues aporta una carga extra al cuerpo. Afortunadamente, 80 por ciento de los dolores de espalda se puede prevenir con una buena higiene de columna; es decir, siguiendo recomendaciones de qué postura adoptar al sentarse, conducir un automóvil o al estar en la computadora, entre otras actividades.

“Tenemos que corregir posturas, pero también saber prevenir que esas contracturas musculares no se generen”, señaló. “Si sabemos las posturas adecuadas, podemos prevenir un episodio de lumbalgia”. Rolando Lozano, ortopedista y cirujano de columna del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE, agregó que las buenas posturas pueden prevenir hasta un problema más grave, como una hernia discal.

Este padecimiento, detalló el especialista, aparece cuando el disco que se encuentra entre las vértebras y permite el movimiento, se lesiona y sale hacia afuera, provocando que el dolor de espalda se corra hasta las piernas o brazos.

Quienes levantan pesas sin una preparación adecuada, advirtió, tienen más riesgo de sufrir una lesión de disco vertebral. Indicó que el 15 por ciento de los pacientes con hernia discal requerirá una cirugía que, aunque ahora se hace a través de una incisión de un centímetro, con menos dolor y excelentes resultados, es preferible prevenir.

Lozano mencionó que ante una contractura muscular, por leve que sea, se debe acudir con un especialista en ortopedia o rehabilitación, ya que 95 por ciento de los pacientes con ese problema llega hasta que el dolor es incapacitante.

También alertó el especialista que recurrir con “hueseros” o utilizar productos milagro para el dolor de columna puede hacer más grave la lesión. “Son métodos que dejan al paciente que siga con dolor, no mejora, y a parte, ya perdió su tiempo y su dinero”, afirmó.

ACTIVIDADES DE PIE

  • Al lavar los trastes o cepillar sus dientes y al cocinar puede lesionarse la espalda si su fregadero, estufa o lavabo no tienen una altura adecuada.
  • Se recomienda que estos muebles lleguen a la altura de su ombligo.

AL CONDUCIR

  • No debe estirar por completo la pierna para alcanzar los pedales.
  • La rodilla debe estar semiflexionada.
  • Coloque un soporte en la espalda baja.

AL LEVANTAR PESO

  • Evite curvar la espalda.
  • Debe doblar las rodillas y bajar despacio.
  • Levante el objeto a la altura del pecho.

AL SALIR DE LA CAMA

  • No lo haga de golpe con una abdominal.
  • Primero colóquese del lado hacia el que saldrá.
  • Apoye su cuerpo en su brazo y recargue la otra mano en la cama mientras sube lentamente.
  • Una vez sentado, coloque primero un pie en el suelo, luego el otro, y póngase de pie.

Escrito por Dulce Soto / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook