CULTURA

En la presentación del título participaron las autoras Silvia Molina y Patricia Rosas Lopátegui, acompañadas por el dramaturgo Miguel Sabido.

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Colegas y amigos lamentaron ayer que la literatura de Guadalupe Dueñas haya permanecido escondida por años, como lo mencionó su colega Silvia Molina.

 

La autora participó en la presentación editorial del tomo Obras completas de Guadalupe Dueñas, compilada por Patricia Rosas Lopátegui, acompañadas del dramaturgo Miguel Sabido.

 

Molina calificó el estilo de Dueñas como original.

 

"Los primeros libros me asombraron por historias fuera de lo común. En su escritura había un aroma mortecino", dijo.

 

María Luisa "La China" Mendoza, no acudió, pero Molina leyó su texto en el que habla del contexto familiar y social de Dueñas, nacida en Jalisco, una persona religiosa y hacedora de leyendas, escribió.

 

En tanto, Sabido habló desde su trinchera como amigo de la cuentista, quien falleció en 2002. El dramaturgo frecuentaba la casa de Dueñas, a la que también se daban cita sus colegas Inés Arredondo, Pita Amor, Amparo Dávila, Margarita Michelena, quienes armaban tertulias memorables, en las que Sabido era "el prietito en el arroz".

 

El escritor calificó a Dueñas como la más generosa.

 

Rosas Lopátegui compiló no sólo los cuentos, sino también los poemas, que le habían sugerido dejar por no ser tan buena en la escritura en verso.

 

Dueñas publicó Las ratas y otros cuentos, Tiene la noche un árbol, No moriré del todo y Antes del silencio. Paralelo a eso, trabajó haciendo guiones de telenovela para Ernesto Alonso.

 

Molina destacó el papel de Rosas Lopátegui como rescatadora de escritoras mexicanas excelsas, pero poco conocidas.

Escrito por Lourdes Zambrano/ Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook