VIDA

Los doctores payaso, voluntarios capacitados por terapeutas para brindar esta atención, también ofrecen acompañamiento a los papás que llevan semanas o meses en el estrés. 

 

CIUDAD DE MÉXICO 23-Dec-2017 .-En un mundo de fantasía, los niños con cáncer no reciben quimioterapia, sino atole de chocolate. 

 


Por lo menos durante tres horas, los doctores payaso 'atienden' todos los sábados a niños hospitalizados en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, para distraerlos mientras están internados.

 


"La idea es empoderar a los niños. En el hospital, el niño recibe instrucciones de los médicos y de sus papás. Nosotros buscamos que él tenga el control de la situación", explica Karen Delgadillo, mejor conocida como la Doctora Minnie Slim.

 


El propósito, agrega, es que vayan construyan su propia fantasía para enfrentar de mejor manera su tratamiento.

 


Los doctores payaso, voluntarios capacitados por terapeutas para brindar esta atención, también ofrecen acompañamiento a los papás que llevan semanas o meses en el estrés. 

 


Delgadillo, quien usa orejas de Minnie como parte de su atuendo, cuenta que en esta labor ha vivido experiencias que la han marcado positivamente, como el haber podido donar su cabello a una niña con cáncer que quería tener una cabellera como Rapunzel.

 


"Los niños te enseñan mucho. A veces a los adultos se nos acaba el mundo por cosas tan pequeñas y ellos enfrentan problemas muy difíciles, pero los simplifican", cuenta.

 

 

Escrito por Natalia Vitela / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook