BUENA MESA

CIUDAD DE MÉXICO 24-Ago .- No hay por qué limitarse a las papás. Puedes prensar y dar una textura untuosa a una gran variedad de hortalizas, verduras y frutas para poner una guarnición colorida en tus platillos.

 

Guarnición a colores


Si se rasca en las memorias de infancia, los purés son una de las primeras texturas que el paladar experimenta y una de las técnicas culinarias que las mamás de antaño dominan.

 


El procedimiento es simple: consiste en machacar o triturar un alimento cocido hasta lograr una consistencia homogénea de pasta.

 


Su origen, como el de muchas otras técnicas culinarias, es francés y significa purificado o refinado. Aunque en el Medio Oriente también pueden encontrarse pastas hechas con ingredientes específicos, como el hummus, de garbanzos, y el baba ganoush, de berenjenas.

 


"Hacer purés no es nada complicado, pero es importante tener una buena licuadora, pasarlos por un colador y sazonarlos bien", aconseja Santiago Muñoz, chef de Fonda Mayora.

 


Hortalizas, legumbres y frutas, todos pueden hacerse puré y según su consistencia, más o menos espesa, se consumen como sopa o guarnición.

 


"Al puré lo vemos como un buen acompañante, casi nunca será el protagonista del plato. Pero, si vamos a hacer uno, que sea muy bueno y con productos muy mexicanos y diferentes a la típica papa, como el betabel de Xochimilco", agrega Santiago.

 


Previo a la preparación de un puré, los ingredientes se someten a algún método de cocción para mejorar su sabor y textura, eliminar sustancias tóxicas y reducir su porcentaje de líquido.

 


"Mi puré preferido siempre va a ser el de mi mamá", confiesa el cocinero de Fonda Mayora.

 

 


 

 

 

 

 

 

Escrito por Sofía M. Yañez / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook