PRIMERA FILA

TORONTO.- Orgullosa de sus líneas de expresión, de su apariencia y de sus logros, Sigourney Weaver asegura que la edad de una mujer nunca debería ser tema de debate, conversación o controversia si no es para destacar su experiencia y sabiduría.

 

“A veces me causa conflicto que haya debates sobre la edad de las mujeres, que la gente cuestione nuestras posibilidades y la disminución de las capacidades. “Pienso que debería ser parejo en el sentido de la experiencia, que cualquier persona fuera tomada en cuenta por su conocimiento... y es muy injusto en todos los sentidos que se hable de edad en un trabajo”, indica.

Con una trayectoria que este 2017 llega a las cuatro décadas (debutó con un breve papel en Annie Hall, en 1977) Weaver admite su satisfacción por lo que ha conseguido.

“He tenido la oportunidad de hacer todo tipo de papeles: mujeres rudas, sumisas, inteligentes, locas, aventuradas... Y eso se resume en experiencia y conocimiento. “Hay que ver lo bien que han sabido crecer, física y actoralmente, grandes personas como Meryl Streep, Susan Sarandon, Jane Fonda... a ellas las veo como un ejemplo digno de lo que es crecer en una industria en la que el aspecto es lo más importante”.

A sus 67 años, su agenda laboral es vasta: el año pasado estrenó Un Monstruo Viene a Verme, filme dirigido por el catalán Juan Antonio Bayona, y ahora la actriz es Alexandra, la antagónica de la serie The Defenders.

“La ciencia ficción me atrae, es un imán para mí; usualmente, cuando me envían guiones, si son de esta temática, me concentro en la sinopsis básica general y en el que sería mi probable personaje... Avatar es un ejemplo, un punto clave de algo que me apasiona... y también tengo pasión por filmes independientes”. 

Quizá precisamente esa predilección ha hecho que la actriz siga gozando de la admiración del público masculino, no sólo de sus contemporáneos.

“Soy una ávida lectora, es algo que me aparta de todo y me desconecta. Me mueven mucho las novelas y la ficción, y leo un libro por semana si estoy más libre de agenda”

“Me siento muy gozosa, complacida, cuando hay jóvenes y niños que me hablan de mis personajes actuales, pero también de los anteriores. Hay muchos que me han contado que me conocieron por Avatar o por (la serie) Political Animals, y que por eso curiosearon en mi filmografía.

“Eso me sigue llevando a pensar que los jóvenes buscan el talento y no sólo el aspecto, y soy feliz cuando comentan sobre la temática, el desarrollo o el clímax de películas como Alien o Working Girl”.

Pero lo cierto es que no solamente admiran su histrionismo, pues es considerada por muchos como una de las heroínas más sexis de todos los tiempos.

Ella admite que sí cuida su físico y su alimentación, aunque la mejor manera de saberse en condición física es cultivando el espíritu, por lo que lee mucho, practica reiki y medita desde hace dos décadas. ¡Quién lo diría!

Escrito por Juan Carlos García / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook