ENTRE MUROS

Esta convergencia de elementos antiguos con otros modernos dan carácter al espacio.

 

CIUDAD DE MÉXICO 4-Jun .- El barrio de Poblenou, en Barcelona, es descrito por los miembros de Flores & Prats Architects como "proletario por excelencia", además de una cuna de cooperación social y cultural.


El edificio de la galería es una antigua fábrica de corbatas convertida en espacio cultural y de exposición, lo que Pavlo Schtakleff, cofundador de Sé, aprovechó para crear una sala, un comedor, un vestidor y un salón.


"La galería de Rossana, como su dueña, tiene una cualidad mágica que estimula la creatividad. Está fábrica reconvertida, con su laberinto de habitaciones, se ha vuelto un centro para las marcas y artistas que Rossana apoya", comentó Schtakleff.


"La galería que ocupa Sé es una habitación grande y aireada con techos abovedados, muros de concreto con textura y un piso metálico oscuro que genera un sentimiento tanto contemporáneo como atemporal".


Esta convergencia de elementos antiguos con otros modernos dan carácter al espacio. Sin embargo, los techos y los muros de concreto, de cariz menos contemporáneo, ayudan a evocar otros ambientes.


"Los techos abovedados dan inmediatamente la sensación de estar en una villa italiana, un sentimiento de reconocimiento y serenidad", comentó. "Esta altura permite que nuestras piezas de mayor tamaño respiren y da énfasis a su elegancia".


Los arcos que dividen las habitaciones y las sencillas columnas que los sostienen combinan trazos rectos y orgánicos, lo que genera ciertas similitudes con los muebles.


"El aspecto del lugar y las piezas se elevan mutuamente. El espacio es crudo, industrial y, al mismo tiempo, sereno y noble. Es el contraste y el complemento perfecto para nuestros muebles, hechos de materiales nobles pero refinados y pulidos", expuso Schtakleff.


"Nuestra paleta de color, ya sean nuestros característicos pasteles o los tonos más ricos que a veces usamos, siempre han quedado muy bien con la textura de los muros".

 

 

ADAPTACIÓN ESPACIAL


Para definir los diferentes ambientes creados en la galería fue necesario subdividir el espacio, donde las tres colecciones de la marca se entremezclan para crear ambientes que se antojan habitables.


"Pesados textiles se usaron como cortinas para bloquear la luz natural en dos de los cuartos, con lo que creamos humores contrastantes en el espacio: luz y sombra, verano e invierno", relató Schtakleff.


"Intentamos crear una travesía natural de un cuarto al otro, con límites claros para enfatizar el cambio en el humor".


Los colores aplicados en algunos de los muros divisorios, que van del naranja quemado al verde, reflejan esta intención y conviven armoniosamente con los detalles en dorado de varios muebles.


Estos, pertenecientes a las tres colecciones de Sé y diseñados por creativos como Jaime Hayón, Nika Zupanc y Damien Langlois-Meurinne, coexisten con piezas de arte, como un móvil que flota sobre la mesa del comedor.


A las texturas de sillones y sillas, cuyos textiles incluyen terciopelo, tejidos e incluso patrones, se unen tapetes de La Manufacture Cogolin y tapices de Calico, que dan calidez al espacio.


"Era importante para nosotros mostrar cómo las piezas de Sé pueden unirse armoniosamente para crear espacios distintos de manera coherente", dijo Schtakleff.


"Tapices y tapetes, junto con arte y accesorios elegidos en una curaduría cuidadosa, proveen al espacio de capas de riqueza y un sentido de hogar".

Escrito por Andrea Martínez de la Vega / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook