MODA

La tercera edición de Fashion Days dejó muy en claro que, cuando mucha gente se une con el propósito de ayudar, se logran buenos resultados.

 

SAN MIGUEL DE ALLENDE.- Así, diseñadores de moda se integraron a esta plataforma para mostrar sus propuestas y a la vez apoyar al Centro de Rehabilitación Integral de San Miguel de Allende (CRISMA), enfocado en ayudar a niños pertenecientes a una población vulnerable, así como a sus familias.

 

Al menos 600 invitados disfrutaron de tres días de shows fashionistas, coordinados por Rodrigo Navarrete e iluminados por la luz de la generosidad,la cual encendió las noches de esta ciudad guanajuatense.

 

Reconocidos creativos nacionales e internacionales dieron a conocer sus propuestas en este evento, con desfiles realizados en plazas comerciales, hoteles de cinco estrellas y calles de incomparablebelleza.

 

Una de las participantes fue la mexicana Carla Fernández, quien presentó siluetas de estética vanguardista a partir de diversos tejidos mexicanos: sacos, capas y faldas cortas y amplias, así como vestidos intervenidos con toques metálicos, desataron aplausos de reconocimiento a su originalidad.

 

Ahí también estuvo también Agatha Ruiz de la Prada, quien llenó de color y alegría el encuentro con bañadores, salidas de playa y bolsos que ideó para la marca tapatía Cloe.

Por otro lado, el Instituto Allende y sus murales fueron observadores del arte textil llegado del Sureste de México y Guatemala, con la participación de dos talentosas mujeres orgullosas de su trabajo: Marialuisa D’Chavez e Isabella Springmuhl.

 

María Luisa demostró, entre acordes de arpas veracruzanas, que los bordados del Sur bien pueden complementarse con encajes chantilly y metros de shantung de seda.

 

Paralelamente, Isabella, guatemalteca de 21 años, conquistó cantando a capella mientras sus piezas eran lucidas por chicas coronadas con flores y deslumbrantes cristales Swarovski.

 

“Nunca abandonen sus sueños”, dijo Isabella, quien es reconocida también por ser la primera diseñadora de moda con Síndrome de Down. Cuplé, firma española afincada en México, exhibió vestidos brillantes y sacos cortos de pieles, los cuales van perfecto con botines.

 

Paralelamente, la marca Cuadra impuso acentos de diseño sobre un guardarropa que presume su calidad leonesa. El público también tuvo la oportunidad de conocer el perfeccionismo de Alfredo Martínez, quien con bloques de flores siguió la ergonomía de siluetas contemporáneas.

 

A su vez, Benjamín Ríos sorprendió con bolsas geométricas en pieles exóticas y Jesús de la Garsa dedicó su labor en detallada manufactura a damas exquisitas que brillan con accesorios integrados a vestidos plisados de ricas telas.

 

A él se sumaron las propuestas de Leonardo Mena, con alternativas para damas de gusto tan barroco como exigente en materia de confección.

 

La orquesta sinfónica de niños del Centro Fox se dejó escuchar en todos los rincones del Hotel Rosewood, a la vez que danzones y canciones románticas mexicanas arrullaron la noche de San Miguel.

Escrito por Lupita Aguilar / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook