ENTRE MUROS

Este edificio, creado por la firma Broissin en la Ciudad de México, consiste en un volumen de vidrio suspendido y otros detalles que lo hacen atractivo.

 

CIUDAD DE MÉXICO 4-Jun .- Elegante, de carácter firme y porte amable, este desarrollo es la respuesta a la tercera etapa de modernización del grupo financiero y a la intensa demanda de espacios para los autos de los empleados del corporativo, afirmó Gerardo Broissin, líder del despacho encargado del proyecto.

 


"Todo funciona a través de un cajón de cimentación con una estructura top down, lo que significa que construyes del nivel de calle hacia abajo, en lugar de hacer una excavación profunda e ir hacia arriba. Toda esa estructura es de concreto y a partir del nivel de calle hacia arriba es de acero con algunos refuerzos en concreto", describió.

 


Asimismo, uno de los retos arquitectónicos fue la realización de una planta tan amplia, pues debían llevar luz natural al interior. Esto fue resuelto mediante la inserción de cuatro grandes patios centrales en la parte superior del edificio, los cuales determinaron el partido arquitectónico y el diseño.

 


"Es un edificio muy masivo, prácticamente llega a las colindancias del terreno, entonces urbanamente lo que buscamos es tener una caja suspendida de manera muy elegante, pues se iba a ver desde el exterior, y un edificio muy ligero en la planta baja con los mínimos elementos visuales para que fuera lo más ligero", describió Broissin.

 


De acuerdo con David Suárez, líder del proyecto, otro de los objetivos importantes fue acomodar todo el programa arquitectónico de una manera homogénea con las limitantes de las colindancias y sin afectar a los vecinos ni a la ciudad, pues el edificio, al no ser una torre, no tiene gran masividad.

 


"A pesar de ser un edificio bastante grande en metros cuadrados, la superficie de la planta en el exterior no se nota, es muy amigable, no es un edificio con tanto impacto. Lo que realmente se ve es el volumen de vidrio suspendido, todo lo demás se ve muy suelto y así no hay un gran impacto, pues en el perímetro no hay edificios tan grandes", afirmó Broissin. 

 

 

Inspiración natural


Uno de los elementos determinantes en el trazo del corporativo fue la conservación de una tira de laureles de la India que en un inicio no habían sido contemplados por el cliente.

 


"Buscamos eficientar los espacios en el estacionamiento para no cortar los árboles. Incluso fueron biólogos para poder trabajar y cortarlos al mínimo posible y tratarlos mientras trabajábamos. Afortunadamente, el contratista que hizo la cimentación entendió la esencia de lo que representan para nosotros esos árboles y rehicieron la ingeniería para poder salvarlos", describió Suárez.

 


De igual forma, se logró la máxima eficiencia en distribución, productividad, acomodo de espacios y funcionamiento. 

 


Una de las herramientas utilizadas para lograr estas metas fue que cada una de las fachadas de vidrio doble contaran con distintos porcentajes de serigrafiado para obtener una eficiencia energética y reducir los niveles de acumulación de calor y, por tanto, el uso de aire acondicionado.

 


Finalmente, el desarrollo cuenta con una gran plaza de amortiguamiento entre el edificio nuevo y la etapa previa en la cual se sembraron nuevas especies de plantas, como liquidámbar y jacarandas. Además, este espacio funciona como una zona donde los empleados pueden tener espacios de descanso.

 


Máxima eficiencia

  • 56 mil 800 metros cuadrados es la superficie total del complejo 
  • 44 mil 700 metros cuadrados corresponden al estacionamiento
  • Mil 446 autos es la capacidad del mismo
  • La propuesta tiene dos plantas de oficinas de 6 mil metros cada una
  • El edificio cuenta con tres sótanos y cuatro niveles en la superestructura

 

 

 

 

 

 

Escrito por Natalia Barraza / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook