CULTURA

México puede incursionar en el diseño y construcción de plataformas satelitales, medicina espacial, educación a distancia y en el desarrollo de instrumentación y sensores para aplicaciones espaciales.

 

CIUDAD DE MÉXICO.-Mediante el Programa Espacial Universitario (PEU), creado en julio de este año, la máxima casa de estudios busca contribuir a la investigación básica, desarrollo tecnológico e innovación del sector espacial, así como a la formación multidisciplinaria de profesionales de las ciencias y humanidades en el área espacial.

 

  De acuerdo con el director del proyecto, José Francisco Valdés Galicia, doctor en astrofísica y física del espacio, con el PEU será posible identificar y explotar los nichos de oportunidad que todavía puede aprovechar México en el espacio, como el diseño y construcción de plataformas satelitales, la medicina espacial, la educación a distancia, el desarrollo de instrumentación y sensores para aplicaciones espaciales, entre otros.

 

 "Es necesario que dentro de las carreras que se imparten en la Universidad se establezcan opciones que traten el tema espacial desde el lado de la ciencia, desde el lado de la tecnología y desde el lado de las ciencias sociales.

 

 "Generar una conciencia de que el espacio es importante y podemos aprovecharlo para nuestro beneficio como seres humanos", expresó Valdés Galicia en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt.

 

 Valdés Galicia, quien se desempeña como investigador titular C en el Instituto de Geofísica de la UNAM, mencionó que hace 10 años la industria espacial se concentraba principalmente en Querétaro y Baja California, pero entre 2010 y 2014 esta industria tuvo un crecimiento del 15 por ciento, contrastando con el de la economía, que creció en apenas entre dos y tres por ciento, además de expandirse hasta lograr estar presente en 26 estados de México.

 

 "Es una industria que necesita capacitación, ya que es una industria de alta tecnología y de altas ganancias, por lo que no hay otro lugar al cual acudir además de la UNAM o el Instituto Politécnico Nacional (IPN), en donde está la gente que conoce de estas cosas", agregó el investigador.

 

 El PEU no es el primer acercamiento de la UNAM al campo espacial, su historia en el estudio del cosmos tiene aproximadamente siete décadas, en las cuales destacan estudios de la radiación cósmica llevados a cabo por el doctor Manuel Sandoval Vallarta y Alfredo Baños en la década de los años 40, y la puesta en órbita de dos satélites propios, el UNAMSAT-1 y UNAMSAT-B, en la década de los 90.

 

 Actualmente se tiene en desarrollo la primera constelación de microsatélites con tecnología mexicana, el proyecto Quetzal, el cual tiene por objetivo la medición de contaminantes atmosféricos, además de probar nuevos sistemas de comunicación.

 

 Otras de las aplicaciones en que se puede ocupar la tecnología espacial es el monitoreo de la Tierra para la prevención y atención ante desastres por fenómenos naturales (sismos, huracanes, erupciones volcánicas y deforestación), así como el monitoreo de epidemias que ponen en riesgo la salud de los mexicanos, como es el caso del mal de Chagas y del mosquito portador del virus de Zika.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook