DEPORTES

El caballista español Andy Cartagena se acopló perfecto a las cualidades del noble y emotivo "Copo de Nieve" y durante la lidia logró cabalgar con seguridad, estando certero al clavar rejones.

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Por primera vez en 72 años, un toro lidiado por un rejoneador fue indultado en la Plaza México.

 

La bravura, sobre todo, de "Copo de Nieve", número 250 y con 524 kilogramos criado en la ganadería tlaxcalteca de Reyes Huerta fue premiada con el perdón de la vida lo que exigió la mayoría del público, tras una buena labor del caballista español Andy Cartagena.

 

La otra parte del cierre triunfal de la Temporada Grande, estuvo a cargo del matador mexicano Arturo Macías, quien al cortar una oreja de cada uno de sus dos toros, consiguió su novena salida en hombros.

 

El caballista español Andy Cartagena se acopló perfecto a las cualidades del noble y emotivo "Copo de Nieve" y durante la lidia logró cabalgar con seguridad, estando certero al clavar rejones.

 

Por momentos, incluso, se lució toreando con sus caballos, algunos de ellos espectaculares. Abusó al final de sus ejecuciones circenses como levantar al caballo sobre dos patas, o sentar al caballo en la arena.

 

De principio a fin quedó de manifiesto las cualidades del bravo animal, por lo que el público, mayoritariamente, comenzó a pedir el indulto que el juez Enrique Braun concedió con buen criterio. Macías aprovechó la calidad del primer astado de Las Huertas, ganadería que hizo su debut en corrida de toros, con dos animales de clase y dos malos, todos bien presentados.

 

Arturo disfrutó a sus dos enemigos con un par de faenas variadas de capa y templadas con la muleta. Ambas rubricadas de estocadas perfectas que le dieron el triunfo, muy válido aunque haya sido al final de la campaña. Imposible tarde para Leo Valadez con un toro manso y uno que fue muy débil. El aguascalentense le puso voluntad.

Escrito por Guillermo Leal/ Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook