PRIMERA FILA

Mientras la perfección de Barbie pierde su encanto, la diversidad de otros juguetes como las muñecas de DC Super Hero Girls, gana terreno.

 

CIUDAD DE MÉXICO 29-Jul .- Tener una cabellera rubia, cuerpo delgadísimo, guardarropa a la moda y amigas para divertirse como Barbie ya no es a lo que aspiran las niñas de hoy. Ahora con lo que sueñan muchas de ellas es con salvar al mundo, como hacen las superheroínas.

 


Esa nueva preferencia la ha constatado la empresa Mattel con la reducción del 13 por ciento que han registrado las ventas de la muñeca durante el primer trimestre de este año, en comparación con las del mismo periodo de 2016. 

 


"Las niñas tienen muchas dificultades para encontrar en la vida actual elementos de autoafirmación o de éxito porque el ser bonitas, ser bien portadas y bien vestidas ya no convence a cualquiera.

 


"Las chiquitas no se resignan a quedarse quietas, quieren participar de toda esta acción; entonces, les interesa entrar en este mundo de superhéroes y demás", explica Athos Campillo, psicólogo especialista en niños y adolescentes.  

 


Mientras la perfección de Barbie pierde su encanto, la diversidad de otros juguetes como las muñecas de DC Super Hero Girls, gana terreno.

 


Lanzados en 2015, los más de 70 productos relacionados con personajes como La Mujer Maravilla, Gatúbela y Poison Ivy preveían ganancias por más de mil millones de dólares, de acuerdo con Diane Nelson, presidenta de Warner Bros. Consumer Products. 

 


"Barbie era una muñequita con proporciones perfectas, todo lo suyo era rosa, se tenía que casar con Ken y tener bebés. Ahorita justamente se trata de romper con todos estos estereotipos, lo que hace que las niñas tengan más posibilidades de ser quien quieran ser.

 


"Es una tendencia mucho más sana. Es como decirle a un niño: Tú puedes ser quien tú quieras, puedes salvar a los demás y ser un héroe", abunda la consultora en imagen pública Wendy Crespi.

 


Hace unos meses, durante la celebración de los 40 años de Star Wars, Hasbro develó "Forces of Destiny", una línea de juguetes que combina elementos de muñecas y figuras de acción de las protagonistas de la saga, como la Princesa Leia, Rey y Jyn Esro.

 


No era el primer intento: en 1997, la firma Kenner (ahora propiedad de Hasbro) tuvo su poco exitosa "The Princess Leia Collection", que iba en un combo con un personaje masculino. 

 


En 1999 lanzó Queen Amidala Collection, muñecas que reproducían los elaborados atuendos que aparecieron en La Amenaza Fantasma, las cuales pasaron casi desapercibidas. 

 


Sin embargo, eran otros tiempos. Hoy, con toda una generación que exige la equidad de género, las marcas han encontrado en el mercado femenino una nueva minita de oro, pues, de acuerdo con Forbes, el 60 por ciento de las ventas en línea de mercancía de superhéroes se le atribuye a las mujeres.

 


"En este momento, el mercado está ofreciendo este tipo de personajes mucho más activos, mientras las Barbies son muy pazguatas.
"Lo que no sale en los medios y en las redes no existe, así que aunque tengan un montón de muñecas en un aparador, los chavos ya ni las ven. Lo que ven es lo que está en el cine, en la tele, lo que aparece en algún juego de computadora", destaca Campillo. 

 


Y aunque Barbie ha hecho esfuerzos por ponerse al día, al incluir muñecas de distintas fisonomías, no ha sido suficiente para estar a la altura de sus contrincantes. 

 


"Está bien que se diversifique, pero sería mucho mejor que le dieran una vuelta a la percepción de Barbie porque ya no estamos en los años 50. 

 


"Los niños necesitan cosas diferentes, y la apariencia física definitivamente no es algo que se esté considerando como importante dentro de la educación de los niños", concluye Crespi, fundadora de Crespi & Consultores. 

 

 


"Los niños están buscando menos perfección y más diversidad. Por ejemplo, las Monster High, le tiraron un poco el mercado a Barbie justo porque son divertidas. Barbie no; era muy tradicional". 
Wendy Crespi, consultora en imagen pública.

 

 

"La Mujer Maravilla es muy activa y exitosa no por bonita, sino porque hace cosas bien. Identificarse con Barbie estaba de la patada para las chavas, porque si no eran tetonas y con cintura chiquita, no había nada que hacer". 
Athos Campillo, psicólogo.
 

Escrito por Fidel Orantes / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


¿Qué opinas del convenio del Estado de #QRoo con #Airbnb donde se cobrará un impuesto del 3% a todas las reservas de alojamiento?

( 2 votos )

Twitter

Facebook