PRIMERA FILA

Cineastas como Sam Mendes, Tim Burton y Robert Rodríguez han sido seducidos por esta histórica tradición.

 

Para muestra, algunos ejemplos fílmicos donde, de manera directa o sutil, en franco homenaje o como pretexto detonante de una secuencia, se aborda esa fecha en la que los mexicanos recordamos a los difuntos.

 

BATMAN V. SUPERMAN:
El Origen de la Justicia (2016)

En una de las escenas iniciales, Superman rescata a varias personas víctimas de un incendio en una fábrica en Ciudad Juárez, Chihuahua, mientras los ciudadanos celebraban el Día de Muertos. La secuencia muestra a la gente, que está pintada como calavera, adorando al kriptoniano como si fuera un dios.

Escuadrón suicida (2016)

En la película y en el cómic, Chato Santana (Jay Hernandez) es un ex criminal mexicano que usa sus poderes de piroquinesis (habilidad para crear y controlar el fuego) para hacer el mal... y después el bien. Entre todos sus tatuajes, destaca en su pecho el de un dios-emperador azteca, cuidador de la Tierra de los Muertos.

 

Spectre (2015)

La más reciente aventura del 007 arranca con una secuencia en la Ciudad de México durante un desfile del Día de Muertos, con todo y catrinas gigantes, música y gente disfrazada para la ocasión. Tal fue el impacto de esta escena, que el año pasado se implementó una verbena anual similar en el Zócalo capitalino.

 

El cadáver de la novia (2005)

Tim Burton ha reconocido en varias entrevistas que se inspiró y tomó varios elementos del Día de Muertos para esta película en stop motion. En una escena, los antepasados de la gente que vive en un pueblo victoriano vuelven a la vida para ver a sus familiares. Un esqueleto en específico se viste como una catrina.

Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (2004)

Cuando Alfonso Cuarón aceptó dirigir la tercera parte de la historia de Harry Potter, sabía que debía incluir una que otra referencia a su natal México. La escena más evidente ocurre en la tienda de dulces Honeydukes, en Hogsmeade, donde aparecen brevemente varias calaveritas hechas de azúcar

 

Érase una vez en México (2003)

Dirigida por Robert Rodríguez, de ascendencia mexicana, esta cinta que sirve como secuela de su saga de El Mariachi y Desperado, coloca la trepidante acción final exactamente durante la celebración del Día de Muertos en un pueblo que remite a zonas como San Miguel de Allende y Guanajuato.

El Cuervo: Ciudad de Ángeles (1996)

Esta secuela de la icónica cinta de 1994 fue una decepción para los fans de la saga. Sin embargo, quedó para el recuerdo una escena en donde el protagonista, Ashe Corven (Vincent Perez), entra en una iglesia y aprende, con la ayuda del párroco local, lo que es una ofrenda y el significado del Día de Muertos.

Sangre por sangre (1993)

Considerada un pilar del cine chicano, el filme de Taylor Hackford aborda la historia de tres latinos que viven en carne propia la violencia entre pandillas en Los Ángeles. En una escena, ocurrida en simultáneo durante un desfile de Día de Muertos (con todo y catrinas y concheros), se lleva a cabo un violento asesinato.

 

Bajo el volcán (1984)

Con locaciones en Cuernavaca, Cuautla y otras zonas de Morelos, la cinta de John Huston, nominada a dos premios Óscar, ubica a Geoffrey Firmin (Albert Finney), un cónsul británico alcohólico, en una travesía espiritual por el pueblo de Quauhnáhuac, en México, durante el Día de Muertos de 1938.

Escrito por Rodolfo G. Zubieta / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook