CULTURA

La actriz Ella Becerra dio vida a la protagonista de la obra "Kassandra", puesta en escena colombiana presentada en la fiesta teatral.

 

MONTERREY, NL.- Si hay un recurso escénico que resume la esencia del montaje de "Kassandra", de Colombia, es su iluminación: un sencillo farol de calle, la única oportunidad de que la historia del personaje titular vea la luz.

 

El monólogo presentado dentro del Festival de Teatro Nuevo León, de Conarte, convierte a la célebre figura de la mitología griega, víctima de una maldición que le permite ver el futuro sin que nadie le crea, en una migrante transgénero prostituta, personificada por Ella Becerra.

 

Frente a unas 40 personas en la Sala Experimental del Teatro de la Ciudad, ubicadas en butacas que rodeaban el escenario, la actriz interpretó el guion de Sergio Blanco en inglés, pidiendo constantemente ayuda al público para traducir lo que decía.

 

La obra inicia en total oscuridad, donde la protagonista camina, sólo con la luz de su celular, pidiendo dólares o cigarros hasta llegar al farol callejero, su reflector bajo el cual puede contar su historia y dejar claro un mensaje: ella no está loca, y quien diga lo contrario miente.

 

En el montaje dirigido por Jorge Hugo Marín, fundador de la compañía La Maldita Vanidad, se hace evidente la complejidad del personaje, que pasa, por ejemplo, de relatar sus experiencias sexuales con Héctor y Agamenón a confesar su amor por ABBA y Bugs Bunny.

 

Lejos de su hogar y estigmatizada por su identidad de género y su trabajo, el personaje demuestra cómo en cada persona en una situación igual de vulnerable, vive una Kassandra condenada a repetir su historia sin recibir más que desdén.

Escrito por Luis López / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook