NEGOCIOS

Indicó que cualquier eventual reducción de impuestos en EU plantearía una situación preocupante para México.

 

 

Ante el repunte del déficit fiscal de Estados Unidos y su creciente deuda pública, difícilmente su Congreso pasará los recortes de impuestos que propone su Presidente Donald Trump, consideraron expertos.

 

Y en caso de que apruebe una reducción, el Gobierno mexicano tendría que reaccionar para no perder competitividad, pero el problema es que no hay margen.

 

“Creo que va a haber una lucha feroz entre demócratas y republicanos, pero además entre los mismos republicanos hay un gran rechazo a incrementos de déficit”, expuso Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.

 

Datos de la Reserva Federal muestran que si bien EU logró reducir su déficit pasado tras los estragos de la crisis de 2009, éste volvió a repuntar de 2015 a 2016, de 438 mil millones a 585 mil millones de dólares, y la Oficina Presupuestaria del Congreso proyecta que al término de este año fiscal subirá a 693 mil millones.

 

La deuda pública federal de EU, que alcanzó los 19.5 billones de dólares en el año fiscal de 2016, creció a 20.2 billones (equivalente del 105 por ciento de su PIB anualizado).

 

Según diversos estudios, la reforma fiscal de Trump tendría un costo mínimo de 2 billones de dólares y de hasta 7 billones en los siguientes 10 años. Foncerrada recordó que en pasados recortes de impuestos se creía en EU que la pérdida en recaudación iba a ser más que compensada por un aumento en la actividad económica vía más consumo e inversión, pero no sucedió.

 

Indicó que cualquier eventual reducción de impuestos en EU plantearía una situación preocupante para México.

 

“¿Qué hacemos nosotros?... La respuesta muy clara es que nosotros no tenemos espacio para reducir impuestos”, comentó. Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tec de Monterrey, sostuvo que con una carga impositiva más baja, sería más atractivo para las empresas invertir en EU que en otros países, donde la carga fiscal es más elevada.

 

Ante tal situación, apuntó, el Gobierno mexicano deberá buscar una estrategia para fomentar los niveles de inversión extranjera directa.

 

Alejandro Arzate Mejía, integrante de la Comisión de Desarrollo Profesional del Colegio de Contadores Públicos de México, consideró que, en caso de que avance la propuesta de Trump, México tendrá que realizar un análisis detallado para conocer la carga neta que estarían enfrentando las empresas en el vecino país.

 

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook