NACIONAL

La ex presidenta nacional del PRI, Dulce María Sauri, considera que el compromiso más importante de la Asamblea Nacional del tricolor debe ser atacar la corrupción.

 

Ante voces que piden abrir la selección del candidato presidencial a una consulta, descarta que el tema vaya a provocar una fractura. “Los métodos son herramientas, no podemos deificarlos y pensar que aplicando una u otra las situaciones están resueltas. Éstas solamente son producto de negociaciones”, señala.

 

¿Es el arte de la negociación suficiente para llevar la Asamblea Nacional a buenos términos?

Están proponiendo que la Asamblea decida el método de elección del candidato o candidata. No me parece correcto. Los métodos que actualmente existen en los estatutos son suficientes para que la militancia pueda realmente decidir sobre la candidatura. Me parece que aligerar los requisitos sí es pertinente...

 

¿Abrir candados...?

Abrir los pocos candados que quedan, especialmente los que tengan que ver con los registros para participar en el proceso que sea, si es por consulta directa o si es convención de delegados, que quien quiera participar lo pueda hacer sin tantos requisitos, en eso sí estoy de acuerdo. La verdadera y, hasta el momento, única fractura que ha vivido el PRI fue la de 1987 porque ahí se enfrentaron dos visiones de País y dos visiones de partido. Las demás han sido separaciones por razones estrictamente de coyuntura.

 

¿Está diciendo que hay cohesión del partido en torno al programa y la diferencia está en el abanderado?

En todos los planteamientos que he estado leyendo, no he notado argumentos ni siquiera de análisis de la aplicación de las grandes polí- ticas: la económica o la social.

 

La única excepción es Ivonne Ortega que aquí mismo dijo que había que revisar las políticas. Se le olvidó que como secretaria general participó en una asamblea programática, la de 2013, donde a política económica y muchos de los principios que venían de atrás del programa de acción del partido fueron cambiados. Entonces, si no hay planteamientos de fondo que signifiquen que dentro del partido hay dos visiones, quiere decir que el problema fundamental es quién es la o el abanderado.

 

¿Cuál es es el perfil del candidato presidencial?

Que sea una persona honorable, tanto en su vida familiar como en su desempeño público, y que sea capaz de innovar lo necesario, que sepa reconocer lo que funciona de aquello que se ha hecho mal, para cambiarlo. ¿Hay cuadros priistas que tengan identidad con el programa del partido y simpatía con la gente? Diría qu varios de los integrantes del actual gabinete presidencial. Entre los muy identificados con el PRI, está el Secretario de Gobernación.

 

En los que tienen una identidad con el programa del partido y acciones que le han granjeado popularidad, puede ser el Secretario de Salud, José Narro; el propio Secretario de Hacienda. Si fuera un espectro tendríamos de un lado de la curva a Miguel Ángel Osorio Chong y en el otro a José Antonio Meade. Y en medio, por ejemplo, está el Secretario de Turismo, Enrique de la Madrid; el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell; y al Secretario de Agricultura (José Calzada).

 

¿Cuál es el rol del Presidente Peña Nieto en la selección del candidato en 2018?

Tiene que estar muy interesado en que el procedimiento logre construir una candidatura fuerte, porque lo que se juega Peña Nieto es su legado de gobierno. Si ese programa de gobierno, que el PRI ha sostenido como partido político va a poder dejar frutos más allá de 2018, quien vaya a ser el o la abanderada tendría que saber distinguir lo que hay que conservar y, sobre todo, lo que hay que cambiar.

 

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook